martes 25.02.2020
Será trasladado allí

El despertar de Schumacher pasa por Estados Unidos

El piloto alemán, que mejoró su estado el pasado mes de diciembre, será tratado en Dallas

Michael Schumacher.
Michael Schumacher.

El pasado 29 de diciembre se cumplieron cuatro años desde que Michael Schumacher entrara en estado de coma tras sufrir un accidente mientras esquiaba. El siete veces campeón de Fórmula 1, que nunca sufrió grandes consecuencias en su monoplaza, tuvo el mayor percance de su vida mientras disfrutaba de uno de sus hobbies. Su situación no ha variado en exceso, y permanece en su mansión en Gland (Suiza), custodiada por su hermano Ralf, su mujer Corinna, su representante Sabine Kehm y sus amigos más cercanos.

El káiser fue trasladado allí desde el hospital, donde permaneció los diez primeros meses tras su accidente. Su familia abona mensualmente 100.000 euros a los especialistas, alrededor de quince, que permanecen las veinticuatro horas junto al alemán. El germano, durante todo este tiempo, ha perdido estatura y peso, y un familiar se atrevió a declarar a Auto-bild que seguía “luchando por su vida y aguantando a duras penas”. “No creo que tenga muchas posibilidades”, afirmó.

Lo cierto es que hace apenas un mes la familia desveló que dentro de la gravedad Schumacher se encontraba “muy estable”. Motivo de alegría para ellos, que decidieron, por primera vez desde el suceso, festejar la Navidad. Fue el primer atisbo de una esperanza que no se ha perdido por completo. Y es que, según ha publicado eluniversal, su familia pretende trasladarlo a Dallas, Texas (Estados Unidos), donde recibiría un tratamiento especializado.

La clave en este proyecto sería Mark Meeks, un especialista en traumatismo cerebrales. “Tenemos una amplia experiencia en pacientes de trauma. Probablemente no hay una clínica en Europa que maneje tantos casos como nosotros”, ha relatado el doctor recientemente, como recoge diariogol.

Hasta la fecha la persona encargada en informar del estado de Schumacher ha sido casi siempre su representante. En esta ocasión también ha sido Kehm la encargada de hacer declaraciones, aunque no ha querido desvelar nada nuevo. “La salud de Michael no es un problema público, por lo que seguiremos sin hacer ningún comentario al respecto. Tenemos que proteger la espera íntima. Legalmente visto y en el largo plazo, cada declaración relacionada con su salud disminuiría el alcance de su intimidad”, ha señalado.

Aunque el progreso ha sido escaso en estos cuatro años, poco después de su 49 aniversario Schumacher está algo más cerca de despertar. Tras las buenas noticias ofrecidas en Navidad, ahora la familia se plantea su traslado a Estados Unidos para obtener nuevos avances. La esperanza es lo último que se pierde. 

Comentarios