jueves 20.02.2020

Captur: lo último de Renault

Mezcla de SUV, berlina y monovolumen

Renault Captur.
Renault Captur.

El Renault Captur es el último modelo que la fábrica del rombo ha lanzado al mercado. Se trata de un crossover urbano que aúna lo mejor de tres tipos de coches: el espacio y la modularidad de un monovolumen, la maniobrabilidad y agilidad de una berlina urbana y, por último, el estilo y la versatilidad de un SUV.

El Captur, que se fabrica en exclusiva para todo el mundo en la factoría de Renault en Valladolid, a un ritmo de 690 unidades diarias, viene equipado desde su lanzamiento con 3 motorizaciones también “made in Spain”: Tce 90 y 120 EDC gasolina y dCi 90, diesel.

La última novedad ha sido la introducción de la caja de cambios de 6 velocidades EDC, combinada con el motor dCi 90. Esta transmisión logra conjugar el confort de una caja automática con la sobriedad de una caja manual y presenta un consumo de sólo 3,9 l/100 kms y unas emisiones de CO2 de 103 g/km.  

El Captur es, como hemos dicho anteriormente, un crossover urbano de formas suaves, tamaño compacto (4,12 m de largo; 1,77 m de ancho y 1,57 m de alto), ruedas grandes (16 o 17 pulgadas), de clara vocación deportiva, con una elevada distancia al suelo (200 mm) similar al de algunos crossovers o 4 x 4 del segmento superior.

Posibilidades de personalización

Algo muy típico del Renault Captur es la posibilidad de personalizarlo por fuera con la pintura bitono para diferenciar el techo, los montantes del parabrisas y los cuerpos de los retrovisores del resto de la carrocería. También destacan las inserciones de color negro, naranja, marfil o cromo en el junquillo de la calandra, los cercos de los antiniebla, las molduras de protección inferiores de las puertas o el embellecedor del portón, así como el color de las llantas naranja, marfil o negro.

Por dentro, el ambiente general del habitáculo puede ser claro u oscuro; las decoraciones interiores de color naranja, marfil, cromo, gris, azul o verde se repiten en el contorno de los aireadores, la consola central, los altavoces y la guantera de tipo cajón. También cuenta con tras packs temáticos (Arizona, Azur y Manhattan) para embellecer y combinar el volante y las tapicerías con los stripings exteriores.

SUV, berlina y monovolumen

Hemos comentado también que el Captur es una mezcla de SUV, por su asentamiento en el suelo, entre los mayores del segmento, por sus grandes ruedas y la elevada distancia al suelo y por las protecciones del bajo de carrocería; de monovolumen, por la posición de conducción alta, por el gran maletero de entre 377 y 455 dm3, la habitabilidad familiar, las fijaciones de los asientos Isofix y los múltiples guardaobjetos cerrados (un total de 27 litros disponibles en el habitáculo) y, por último, de berlina por su moderada altura (1,57 m), su dirección de asistencia variable, con un radio de giro de 10,8 m entre aceras que garantiza la manejabilidad en medio urbano y la posición de conducción “tipo berlina”, aunque alta.

Equipamiento generoso

El Renault Captur no tiene nada que objetar en cuanto a equipamiento en todas sus versiones, pudiendo destacar la banqueta deslizante (en 160 mm), guantera cajón, piso de maletero reversible, tarjeta de acceso-arranque, dirección de asistencia variable, retrovisores eléctricos y térmicos, elevalunas eléctrico delantero y trasero, volante regulable en altura y profundidad, ayuda al arranque en cuesta HSA, ASB, SAFE, ESC, conectividad Bluetooth para el audio y la telefonía, puerto USB y tomas Jack, limitador-regulador de velocidad, intermitentes “modo autopista”.

Cambio exclusivo EDC

La gran novedad del Captur radica en su caja de cambios EDC de doble embrague muy agradable de manejar y muy económica en cuanto a consumo que es de 3,9 litros a los 100 kilómetros.

En ciudad, el elevado par disponible a bajo régimen y la suavidad de los cambios de marcha garantizan una progresión fluida. En carretera las seis marchas disponibles y la suficiente potencia del motor ofrecen recuperaciones limpias, todo ello con un confort, sobre todo acústico, muy notable.

El funcionamiento de esta caja de cambios EDC es muy sencillo. Se trata, en realidad, de dos cajas manuales conectadas a través de dos ejes primarios concéntricos, con dos embragues secos. La primera controla la 1ª, 3ª y 5ª velocidad y la segunda la 2ª, 4ª, 6ª y la marcha atrás. Las velocidades se engranan por medio de sincronizadores gracias a una unidad de control electrónica que decide cuál es la marcha adecuada. En resumen, lo mismo que si condujésemos un coche automático.

Los precios del Captur van desde los 15.200 euros del TCe 90 hasta los 20.750 del dCin 90 EDC.

loading...
Comentarios