viernes 25/9/20
Gran Premio de Bélgica

Actuación estelar de Hamilton y Alonso en medio del caos

El británico, que partía desde la última plaza, escaló hasta la tercera plaza y se mantiene líder del Mundial. El español fue séptimo tras una gran actuación. El cúmulo de accidentes marcó el devenir de la carrera

El McLaren de Fernando Alonso.
El McLaren de Fernando Alonso.

Lewis Hamilton triunfó en el caos. No alcanzó el triunfo, coto de Nico Rosberg, pero se aupó al podio y salvó el liderato del Mundial. Fernando Alonso también brillo, con la fortuna al fin de cara. El McLaren del español por momentos mantuvo un ritmo equiparable a los equipos de la zona noble y consiguió una meritoria sexta plaza. Ricciardo, segundo, salvo el honor de Red Bull, con Verstappen fuera de los puntos en su primer Gran Premio en casa. Pérez fue cuarto y Vettel quinto. Sainz abandonó tras sufrir un pinchazo.

Desde la salida pudo vislumbrarse que el Gran Premio de Bélgica se iba a convertir en un auténtico caos. Con el semáforo rojo apagado, Rosberg mantuvo la primera plaza tras el primer giro tras una buena salida. El lío vino detrás. Verstappen arrancó mal y fue superado por los dos Ferrari en la recta. El joven piloto, ambicioso, buscó el interior en la primera curva, tocó con Raikkonen, y este a su vez con Vettel. Hulkenberg y Ricciardo se convirtieron en los escuderos del alemán, que resoplaba aliviado tras evitar toda confrontación.

Ese toque fue decisivo para el devenir de la carrera, pero lo que realmente alteró las posiciones de la parrilla fue el accidente de Magnussen. Se fue contra las protecciones tras perder el control de su monoplaza, y el safety car salió de inmediato. Prácticamente todos los pilotos acudieron a boxes para quitarse de encima los neumáticos súper blandos. Rosberg, más pendiente de lo que hacía el segundo clasificado, decidió no parar. El impacto del Renault fue tal, que dirección de carrera abogó por mostrar la bandera roja.

La carrera se detuvo con Alonso y Hamilton aupados a la cuarta y quinta plaza. Y con la posibilidad de montar un nuevo juego de neumáticos. El otro español, Carlos Sainz, tuvo que abandonar tras un pinchazo vueltas antes. En apenas diez pasos por la línea de meta, el Gran Premio de Bélgica ya se había convertido en el más accidentado de esta temporada.

Tras quince minutos de parón, la reanudación fue toda una sorpresa por el ritmo de Alonso. El McLaren mostró un ritmo impecable en el sector intermedio y el español pudo sostenerse en la batalla durante las siguientes vueltas. Hamilton, que podía haberse dejado el liderato del mundial, alcanzó zona de podio tras superar a Hulkenberg. Por delante, Rosberg aseguró su victoria tras su parada en boxes y Ricciardo también avanzaba cómodamente en la segunda posición.

A diez vueltas del final, Alonso no pudo contener al Ferrari de Vettel, que le sobrepasó y se colocó quinto, justo detrás de Pérez. El español, relegado a la séptima plaza, logró contener a Bottas, que llegaba lanzado por detrás. El español consiguió unos puntos muy valiosos para McLaren y firmó una de sus mejores actuaciones con la escudería británica. Aunque si alguien triunfó verdaderamente fue Hamilton, que desde la última plaza ascendió al tercer escalón.

Pese a quedar en un segundo plano, Rosberg firmó una seria victoria, más sufrida de lo que podría haber imaginado tras el cúmulo de accidentes. Ricciardo cruzó la línea de meta segundo y Hamilton cerró el podio. Pérez, cuarto, también selló una gran carrera en Bélgica, donde el caos y la incertidumbre propició una entretenida carrera. 

Comentarios