viernes 15.11.2019
Primarias PSOE-M

Septiembre, el mes definitivo para los socialistas madrileños

Una nueva candidatura instada por el exsecretario Tomas Gómez, cambia las perspectivas de las primarias en el socialismo madrileño. La decisión que tome el concejal Carmona será decisiva para el futuro de los procesos internos. La mayoría de los apoyos de Carmona parecen aconsejarle que no se presente, pero el concejal no decidirá hasta este martes

Sara Hernández.
Sara Hernández.

El próximo 7 de septiembre se sabrá quienes se presentan a las primarias para dirigir al socialismo madrileño. La primera vuelta está fijada para el 30 de septiembre. SI fuera necesaria una segunda vuelta – ningún candidato alcance el 50%- , será Octubre el momento de saber quien dirige la más compleja de las federaciones socialistas.

Pedro Sánchez, ejecutó el  último golpe contra la federación madrileña cuando insto el dramático cese de su secretario general Tomás Gómez y provocando un proceso que dividiría profundamente el partido, que no ha recuperado presencia ni cohesión bajo el mandato de su actual secretaria general, Sara Hernández, alcaldesa de Getafe.

Sánchez, a pesar de que los máximos y más importantes dirigentes se situaron con Susana Díaz en las primarias de su partido, ganó en Madrid. Dispone en la actualidad de un candidato, Jose Manuel Franco llamado a sustituir a Sara Hernández como secretario general del PSOE-M.

Juan Lobato, el dirigente crítico Enrique del Olmo y el candidato de Sánchez, Jose Manuel Franco, esperaban la decisión de Carmona sobre su presentación. Ha sido, sin embargo, la presentación de un candidato del exsecretario Tomas Gómez, Eusebio González Jabonero, lo que ha cambiado las perspectivas de las primarias madrileñas.

La división de la oposición a Pedro Sánchez

Susana Díaz había logrado aglutinar a distintas corrientes madrileñas. Los viejos cuadros de  Tomás Gómez, en los que se incluía el influyente sector del concejal Antonio Miguel Carmona , de Juan Segovia, del senador y parlamentario autonómico José Cepeda; del alcalde de Móstoles, David Lucas, y de la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Puri Causapié. Tras esas primarias, el consenso se ha hecho trizas.

Segovia, apoyando a Franco, y Sara Hernández desaparecida, los hombres y mujeres del socialismo madrileño se juegan una nueva partida. La división de las filas susanistas, ponen de cara el debate interno para Pedro Sánchez que tras perder Andalucía y  País Valencia, necesita mantener Madrid entre sus recursos internos.

La reaparición de Tomás Gómez

La pasada semana se produjo uno de los habituales y sorprendentes movimientos palaciegos en el socialismo madrileño. El sector de Tomás Gómez – del que Antonio CArarmona parecía heredero político-. ha anunciado que propone para las primarias a González Jabonero. Una nominación que aumenta la división del sector de oposición a Pedro Sánchez, favorece a Franco y convierte a Antonio Carmona en clave del futuro del proceso.

Antonio Carmona, la clave

Al edil del consistorio madrileño se le viene atribuyendo un tercio de la militancia socialista y era, hasta hace poco, un candidato cantado. Sin embargo, la aparición del candidato de Tomás Gomez y, también la de el diputado autonómico y alcalde de Soto del Real Juan Lobato ha ido modificando los criterios de Carmona.

El pasado jueves, el sector del concejal madrileño mantuvo una reunión en la que se hicieron expresas dos posiciones distintas. Ambas líneas de pensamiento – e incluso el sector de Franco - coinciden en que la candidatura de Eusebio González Jabonero es un intento de reunir apoyos en la primera vuelta para negociar espacios políticos con Pedro Sánchez.

Carmona ha anunciado que será el martes cuando haga pública su decisión, el lunes mantendrá contactos con veteranos dirigentes del socialismo madrileño.  En sus filas se encuentran numerosos cargos públicos y responsables locales que recomiendan al concejal que evite participar en el conflicto y tratar de recomponer el partido, de cara a las candidaturas a las autonómicas.

Otro sector, del que es máximo exponente la dirigente Martu Garrote defiende la tesis contraria. Garrote, en declaraciones a Estrella Digital, afirma que de que no presentarse, tras meses de trabajo preparatorio, se interpretaría como un intento de acuerdo con Franco o cierto miedo a la derrota.

Por otra parte, este mismo sector de los apoyos a Carmona, no solo Garrote, advierten de la falta de voluntad de Sánchez de recomposición del partido, en un escenario que se ha mostrado especialmente duro para los opositores.

Tomás Gómez, una iniciativa en apoyo de Franco y de Lobato

La sorprendente candidatura presentada por el sector de Tomás Gómez, vista como un evidente intento de negociar con Franco un espacio en el partido, supone un respiro para el candidato de Sánchez e incluso para el otro candidato susanista, Juan Lobato.

La mayoría de los conocedores del mundo socialista madrileño, no solo los seguidores de Carmona, consideran a Jabonero, el candidato del exsecretario Tomás Gómez, una candidatura débil que no tiene otro objetivo que bloquear la presencia de Carmona.

De hecho, la ausencia de Carmona podría propiciar un nivel de abstención tal que hiciera innecesaria la segunda vuelta. Por otro lado, una parte de los apoyos de Carmona podrían desplazarse a favor de Lobato, con el intento de forzar una segunda vuelta, en la que movilizar la totalidad del sector de Carmona frente a Franco.

Lobato, el tapado

El candidato más representativo del sector menos orgánico Juan Lobato, el alcalde de El Soto del Real, ha declarado a este medio que, tras la presentación de la candidatura del sector de Gómez, “se convierte la única candidatura con representación de los tres sectores del socialismo madrileño”, al tiempo que reconocía que la no presentación de la candidatura de Carmona podría favorecerle para alcanzar la segunda vuelta.

En suma, la reaparición del sector de Tomás Gómez puede parecer un favor a al candidato de Sánchez o a Lobato. Amplios sectores de las corrientes consultadas por este medio consideran la iniciativa del sector de Gómez, puramente institucionalista y nacida para la negociación de las futuras candidaturas autonómicas. La posición de Carmona será clave.

Comentarios