lunes 28/9/20
UN CONTRATO DE 354.000 EUROS

Pozuelo adjudicó "a dedo" la gestión tributaria a dos meses de las elecciones

La Junta de Gobierno Local de Pozuelo, presidida por la actual presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, adjudicó este contrato al que no se permitió presentarse a la competencia

Paloma Adrados, hoy presidenta de la Asamblea de Madrid, adjudicó "a dedo" la gestión de los impuestos de Pozuelo.
Paloma Adrados, hoy presidenta de la Asamblea de Madrid, adjudicó "a dedo" la gestión de los impuestos de Pozuelo.

El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón adjudicó “a dedo” el contrato para los servicios informáticos de la gestión tributaria de Pozuelo de Alarcón (Madrid) a la empresa Gestión Tributaria Territorial SA (GTT) solo dos meses antes de las elecciones de mayo de 2015. La adjudicación es para dos años y se decidió en una Junta de Gobierno Local que tuvo lugar, con la presidencia de la entonces alcaldesa, Paloma Adrados –hoy presidenta de la Asamblea de Madrid–, el 4 de marzo de 2015

Se trata de los servicios informáticos relativos al sistema de información tributario y de recaudación del municipio. Según el anuncio de la propia adjudicación, fueron dados mediante un procedimiento de negociado sin publicidad. Es decir, que el contrato se dio sin haber convocado un concurso público para que se presentaran otras empresas interesadas. El trámite administrativo es especialmente peculiar, porque además dicha adjudicación se hizo con una petición de oferta únicamente a la empresa adjudicataria. Es decir, que fue la propia empresa GTT la que propuso en base a sus criterios el coste por los servicios de los sistema informáticos para la gestión tributaria.

La adjudicación de esta elevada cantidad por este procedimiento se justifica en el mismo documento de adjudicación, en base a que ”GTT es la empresa que ha desarrollado el sistema de información sobre el que hay que prestar los servicios y desarrollos objeto de la presente contratación, sólo ella dispone de los programas fuentes y la documentación técnica necesaria, y que además ha venido prestando los servicios de mantenimiento de la aplicación y de soporte a la gestión y explotación del sistema de gestión tributaria”

Paradójicamente en 2003 el Ayuntamiento de Pozuelo convocó un concurso para la misma gestión tributaria, pero no lo hizo “a dedo”, o sea con un procedimiento para una única empresa, sino que el concurso público se hizo por el llamado “procedimiento restringido”, es decir, con criterios muy específicos que limitaban el espectro de empresas que pudieran haberse presentado, y en el que se incluía el mantenimiento del sistema durante tres años. El Ayuntamiento, que entonces presidía el también ‘popular’ Gonzalo Aguado –hoy director de Infraestructuras y Servicios de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid– adjudicó el concurso por 522.880 euros.

La adjudicación directa de semejante cantidad, además para la gestión de un servicio sensible como es la gestión de impuesto, es casi inédito en la política municipal. GTT es el adjudicatario de esta gestión en otros municipios, pero siempre ha logrado sus contrayos por concursos públicos, no con un sistema administrativo que no permite acceso a la competencia y en el que las condiciones las pone el mismo adjudicatario.

Comentarios