LUMINOSOS CON MENSAJE

La Policía Municipal de Madrid y sus "locos cacharros"

La alcaldesa Ana Botella ha renovado el parque móvil policial con extravagantes incorporaciones, como luminosos que desean "feliz navidad", Segways o coches deportivos SR

Mensajes navideños | Twitter
Mensajes navideños | Twitter
La Policía Municipal de Madrid y sus "locos cacharros"

Esta semana la Policía Municipal de Madrid ha recibido su regalo de Papá Noel por adelantado, dos triciclos Segway SE-3 Patroller (con valor de más de 13.000 euros cada uno), de parte de la alcaldesa Ana Botella, y para compartir su felicidad en estas fiestas han incorporado mensajes navideños en las pantallas luminosas de los coches patrulla.

El “Feliz Navidad” ha sido gracioso para algunos pero criticado por otros, como el sindicato policial CSIT que denuncia el mal uso de los nuevos vehículos de policía, afirmando que los mensajes pueden distraer a los conductores. La central sindical además asegura que se han dado órdenes de que no atiendan los avisos de la emisora en el caso de que estén efectuando algún recorrido o situados en algún lugar fijo. Por último califican esta novedad como parte de la campaña preelectoral para las elecciones municipales de 2015.

Estas no han sido las únicas adquisiciones de este año por parte de la Policía Municipal de Madrid. En junio, coincidiendo con la proclamación de Felipe VI, estrenaron 358 vehículos con un radical cambio de diseño: invirtiendo los colores del fondo y el logo. De los 358, 75 fueron coches patrulla Renault Scenic y en 40 de ellos incorporaron un rotativo luminoso con un 40% más de potencia, el mismo en el que ahora luce el mensaje de “Feliz Navidad” en cinco idiomas. Tampoco quisieron perder la oportunidad para comprar dos modelos de un coche puramente deportivo, el Renault Megane SR, por el precio de unos 30.000 euros cada uno. A eso se añaden 16 nuevas motos BMW R1200RT para escoltas y patrullajes por la M30.

El mes de abril también estuvo cargado de innovaciones. La principal era renovar el diseño,  empezando por los uniformes, para hacerlos “más bonitos”, especialmente para aquellos agentes que tenían que situarse por el centro y así causar una mejor impresión a los turistas. Los agentes de la Policía Municipal de Madrid estaban de acuerdo, ya que encontraban que llevaban años siendo muy austeros en este ámbito. Los uniformes actuales se repartieron entre 2005 y 2010 y desde entonces era difícil conseguir nuevos, además reunían varias quejas, especialmente por las botas diseñadas para el invierno y que causaban hongos a muchos agentes en verano, algo que calificaban como “una verdadera tortura”. En febrero se gastaron 188.000 euros en petos desudadores.

No era el único cambio que querían llevar a cabo, también planearon el diseño para los nuevos coches (que se implantó en junio) y entre los prototipos se encontraba el diseño de un coche y una furgoneta con el logo sobre la imagen de varios atardeceres en lugares emblemáticos de Madrid.

También las furgonetas antidisturbios han cambiado el diseño, las cuatro adquiridas en octubre de este año llevan un escudo con la bandera de España y el siguiente mensaje “Madrid capital de España”. Este último añadido ha sido criticado por algunos agentes y por la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) diciendo que “el coche parece un popurrí publicitario, no sabes dónde mirar”. El modelo es idéntico y se puede confundiar fácilmente con las furgonetas Mercedes-Benz de la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía.

Motos, Segways, coches deportivos, mensajes navideños, uniformes, escudos de España inventados. La alcaldesa, para dar ejemplo del año loco de la policía Municipal, se subió y se movió con un Segway por el patio del palacio de Cibeles, sin que hubiera incidencias que lamentar. Pero la Policía Muncipal y sus coches han sido noticia por los traslados que hacían del "pequeño" Nicolás, sin que fuera cargo público alguno, circunstancia aún sin aclarar.

Un año que acaba con miles de euros gastados en novedades que tienen cómo fin principal ofrecer una imagen más atractiva y moderna. Muchos agentes reclaman, en lugar de los "locos cacharros", mayor inversión en seguridad, en materiales como los chalecos antibalas, que escasean en las comisarias.