lunes 09.12.2019
CRITICAN LA "OPACIDAD" DEL WORLD PRIDE

Tres marchas se manifiestan en contra de la mercantilización del orgullo gay

'Hace mucho calor dentro de la armario' o 'Me gustan las peras, me gustan las manzanas y en la cama me meto con quien me da la gana', han sido los lemas coreados en la marcha salida desde Villaverde, con participantes orgullosos "de ser de barrio y de pertenecer al LGTBI"

Una de las tres manifestaciones contra la mercantilización del Orgullo.
Una de las tres manifestaciones contra la mercantilización del Orgullo.

Tres marchas, con origen en diferentes barrios de Madrid (Villaverde, Fuencarral y la Latina), se han manifestado este sábado en contra de la mercantilización de los actos del WorldPride.

Asimismo, han pedido protagonismo para la periferia en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI, y contra la mercantilización de sus reivindicaciones, que se da en el "negocio" de "eventos-marca" como el WorldPride. Este orgullo de periferia toma como referente la marcha que en 1981 transcurrió por Vallecas, un barrio que celebró las reivindicaciones de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales el pasado miércoles.

Este sábado, en Madrid, varias decenas de personas han partido desde el oeste, con dos marchas, una procedente de la Latina y otra de Carabanchel Alto; desde el Sur, Villaverde; y desde el norte, Fuencarral-El Pardo, para encontrarse en torno a las 15.00 en Atocha. 'Hace mucho calor dentro de la armario' o 'Me gustan las peras, me gustan las manzanas y en la cama me meto con quien me da la gana', han sido los lemas coreados en la marcha salida desde Villaverde, con participantes orgullosos "de ser de barrio y de pertenecer al LGTBI", según ha contado Alicia, que dice de las activistas que son "hormiguitas haciendo muchas cosas".

Entre sus deseos, que "los chavales se puedan mover libremente por el barrio y no se tengan que venir a Chueca", epicentro de la identidad LGTBI en Madrid y símbolo del "concepto de gay u homosexual con dinero y bien establecido", en opinión de Antonio Rey, de Carabanchel-Latina. "Cuando hay intereses económicos muchas cosas se diluyen, está bien que el orgullo que además de ser un manifestación hay un carácter más lúdico (...) pero ahora mismo parece que todo el mundo ve que esto es un negocio", ha añadido Rey.

Desde Vallecas, barrio pionero en estas movilizaciones, David Molina ha señalado la "opacidad" en la gestión del WorldPride o "la no necesidad de subvenciones públicas en algo que es lucrativo".

Comentarios