martes 19.11.2019
EN CUATRO AñOS

Javier Barbero, de hacer escraches a sufrirlos

La historia del delegado de Seguridad de Ahora Madrid ha dado un giro de 180 grados en apenas una legislatura. La pasada la inició protestando contra la investidura de Gallardón; cuatro años después, la protesta ha sido en contra suya y la ha atribuido a “grupos fascistas”

Javier Barbero, de hacer escraches a sufrirlos

La misma ubicación. De atacante, a defendido. De primera línea de ‘protesta’ a retaguardia y escoltado por policías. La vida de Javier Barbero, hoy delegado de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, ha dado un giro de 180 grados.

El 11 de junio de 2011, Barbero formó parte de una manifestación en contra de la toma de posesión de Alberto Ruiz Gallardón. La protesta, convocada por el movimiento 15-M, reunió a cerca de un millar de personas frente al antiguo Ayuntamiento. De su presencia en aquella demostración pública deja constancia una fotografía del acto, que este martes ha corrido como la pólvora entre los policías municipales de Madrid, en la que aparece en medio de un enfrentamiento a grito pelado con la Policía Municipal.

Foto_policía2

La Policía bloqueó aquel día todos los accesos a la Plaza de la Villa, pero no la parte trasera en la que se situaba el Ayuntamiento. La marea decidió entonces avanzar en dos frentes, a través de la calle Sacramento y la de Pretil de los Consejos. Fue en la primera donde se llevó a cabo el enfrentamiento con la Policía, al intentar los manifestantes bloquear el acceso a los vehículos oficiales de los miembros de la Corporación Municipal.

Los ‘indignados’, entre los que que se encontraba Barbero, se sentaron y bloquearon la entrada de los políticos, acto que obligó a intervenir a las fuerzas de seguridad. En ese momento, se produjo el enfrentamiento entre el delegado de Ahora Madrid y la Policía Municipal.

Hoy todo es diferente

Algo más de cuatro años después, paradójicamente, Barbero ha vuelto ser noticia junto a la Policía Municipal de Madrid. El motivo es una nueva protesta y con la Plaza de la Villa como escenario. Pero está vez, Barbero es el miembro de la Corporación Municipal de Madrid que encabeza Manuela Carmena. La protesta no le ha hecho ninguna gracia, la ha tildado de “acoso” y ha asegurado que le recuerda a “actos de grupos fascistas”.

“Esto que ha pasado no es un escrache sino un ataque a una persona que representa a una institución” ha añadido Barbero. En está ocasión, la protesta no tenía que ver con la investidura de ningún político sino con su gestión, en concreto con la eliminación de la Unidad Central de Seguridad (UCS), los polémicos antidisturbios del Ayuntamiento. Barbero ha concluido sus declaraciones con una frase reveladora: “Esto no es un escrache, es otra historia”. Quizás porque el delegado sabe cómo se hace un escrache.

Comentarios