lunes 06.04.2020
Sector inmobiliario

Conseguir piso en Madrid seguirá siendo complicado en el 2018

El mercado inmobiliario en Madrid sigue estando en alza y encontrar un buen lugar para vivir sin que pagarlo implique un ojo de la cara se irá haciendo cada vez más difícil.

Madrid.
Madrid.

La capital española se ubica como la ciudad más demandada del país y los precios de la obra nueva subirán un 10 % el próximo año y entre un 4 y 6 % en términos agregados, (lo que involucra a los pisos de segunda mano) como consecuencia de la escasez del producto.  Lo mismo ocurrirá en Barcelona, la segunda ciudad con más demanda de pisos en alquiler del país.

Ante este panorama, queda echar mano directamente de las inmobiliarias o, para mayor comodidad de las páginas web. Es posible encontrar pisos de alquiler en Madrid para entrar a vivir en www.enalquiler.com, por ejemplo, aunque la paciencia tiene que ser un requisito en esta búsqueda. Según un informe residencial presentado por la firma consultora CBRE asegura que los números que se prevén para el próximo año están dentro de lo normal y son consecuencia directa de los precios y las correcciones que se han manejado este año en el sector inmobiliario.

Tampoco dudan en asegurar que manejar cifras cercanas a los dos dígitos no es saludable ni sostenible, puesto que ocurren mientras el salario se mantienen iguales. El principal temor de la firma es que se acabe la demanda de reposición y aquellos que alquilen se encuentren frente a la necesidad de comprar sin poder permitírselo ni estar aptos para financiaciones bancarias. Esta situación ha venido creciendo, aunque el panorama en Madrid sea ligeramente mejor que en Barcelona, ciudad que se ha posicionado como la más cara de España. Solo basta con revisar los 650 pisos por 600 euros o menos que se ofrecen en Madrid en portales inmobiliarios como EnAlquiler, frente a los escasos 80 que se ofrecen en Barcelona.

El tema de los pisos turísticos también afecta enormemente la relación espacio/precio de los pisos ofertados para estancias de largo plazo. Barrios enteros de Madrid y Barcelona han visto cómo sus vecinos se han tenido que mudar progresivamente ante la preferencia de los propietarios de alquilar sus espacios a turistas, al haber una ganancia claramente mayor que al alquilársela a una familia por una renta fija anual. Según los datos que maneja el gobierno de Carmena, más del 90 % de los pisos que se ofertan en webs de alquileres turísticos no cuentan con las licencias necesarias para prestar un servicio de hospedaje.

Ante esto el ayuntamiento se plantea poner un límite de días al año en que puedan operar estos alquileres y seguir el ejemplo de Barcelona, aunque la ciudad condal tampoco parezca ir ganándole la guerra a los vacíos legales que favorecen esta dinámica.

Comentarios