viernes 22.11.2019
Limitación de las emisiones

Los coches eléctricos, ¿una alternativa a la contaminación?

La Comunidad de Madrid apuesta por la innovación tecnológica como modo de superar los niveles de polución que sumergen la atmósfera a lo largo del año

Vehículos eléctricos.
Vehículos eléctricos.

Los altos índices de contaminación en los que está sumergida nuestra sociedad es uno de los temas que más han alertado al Ayuntamiento de Madrid. En los últimos meses, nuestra atmósfera ha sido víctima de este suceso, y por ello se han aplicado medidas al respecto de la mano del Ayuntamiento de Madrid. El clima ha sido uno de los principales factores que han ocasionado un aumento de contaminación en el aire que respiramos ya que hemos presenciado escasez de lluvias en uno de los veranos más cálidos. Pero no solo este condicionante ha sido el causante de dicho problema, sino que tras varias investigaciones, los estudiosos del tema han determinado que el 90% de las emisiones de CO2 son generadas por los combustibles fósiles así como por las industrias. El año 2017 ha batido el récord en contaminación en comparación con años anteriores.

El Ayuntamiento de Madrid ha tomado medidas en los últimos meses que hasta ahora no se habían establecido cómo alternativa para solucionar dicho problema. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha tomado como principal solución las restricciones de tráfico que tanto debate han ocasionado entre los conductores madrileños. Durante los últimos meses, el uso del coche ha aumentado debido a que con el buen tiempo y con motivo de aprovechar diferentes puentes como el del Pilar o el de la Almudena, muchas familias viajaban a diferentes destinos para disfrutar del tiempo libre.

Aunque actualmente la situación se mantiene estable, el mes de octubre fue uno de los más limitados en cuanto a la conducción. Se llegó a aplicar el Protocolo de contaminación al nivel 2. A pesar de que este escenario se redujera, en el mes de octubre aún seguía activado el nivel 1 ya que detectaron niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) que superaban los niveles habituales. Por ello se establecieron medidas como la de no aparcar en la zona SER (Servicio de Estacionamiento Regulado) o la de reducir la velocidad máxima permitida a 70 kilómetros por hora en la M-30 y accesos en el interior de la M-40. El protocolo 1 anti contaminación se volvió a establecer en el mes de noviembre y por último en el inicio del mes de diciembre también se han tomado medidas restrictivas, dónde el Consistorio activó el "escenario 2" una vez más. Esta medida ha sido retirada el pasado 9 de diciembre ya que se redujeron los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) y había unas previsiones de lluvia para este domingo del 60%.

En el mes de noviembre, sin embargo, se aprecia una mejora de la calidad del aire debido a un pequeño pero necesario cambio climático. Según el último informe diario elaborado por la Subdirección General de Sostenibilidad y Servicio de Calidad del Aire municipal, se han observado datos buenos en la mayoría de distritos de Madrid.

Otro tema a tratar es la importancia que esta adquiriendo en la sociedad el uso de coches eléctricos. Este mercado se ha incrementado, un ejemplo de ellos son los coches Emov o Car2go, vehículos pequeños que se pueden localizar a través de aplicaciones móviles y a los que se puede tener acceso todo el mundo de una forma sencilla. Con ellos se permite viajar por distintos lugares de la ciudad y no consumen tanto como los vehículos convencionales. Años atrás también originaron coches eléctricos para particulares. Si hablamos de la combustión podemos distinguir diferentes ventajas: la reducción de emisiones si se trata de un coche eléctrico en su totalidad, las menores averías y la ausencia de consumo de combustible, entre otras características.

Cierto es que tienen beneficios sociales pero, ¿realmente contaminan tan poco cómo dicen?

Ahí yace la gran duda que se plantearon los estudiosos del tema debido a los altos niveles de polución. Llegaron a la conclusión de que los coches eléctricos también contaminaban. En primer lugar, su fabricación cuenta con más dosis de carbono que la de un coche con motor de combustión interna. Otro de los datos que ponen en el ojo de mira a este tipo de coches es la energía que generan, ya que muchas veces se produce mediante la quema de combustibles fósiles y de carbón. Aún así, los estudios contrastan que un vehículo eléctrico siempre emite menos CO2. Dicha emisión en estos casos depende de cómo se genere la electricidad con la que se ha recargado la batería.

Si nos centramos en los coches eléctricos de particulares, se nos plantea otra cuestión: ¿Son suficientes los puntos de recarga de los coches eléctricos?

Si analizamos los establecimientos en los que se puede recargar los coches eléctricos en la capital, vemos como la Comunidad de Madrid cuenta con 324 puntos de recarga de coches eléctricos, pero tan solo 24 son públicos. Según la Dirección General de Tráfico, en la región hay registrados 5.313 vehículos de estas características, lo que supone un punto de recarga por cada 16 coches y uno público por cada 221. Debido a los espacios tan limitados para dicha operación, el Ayuntamiento de Madrid garantizó originar más establecimientos de recarga para el año 2020.

No solo la capital apuesta por los vehículos eléctricos sino que también ciudades como Bruselas van a impulsar el vehículo eléctrico con nuevos límites de emisiones. La Comisión Europea propone convertir a Europa en el líder mundial de la industria del vehículo eléctrico y adelantar a China y EE.UU. en la carrera hacia la movilidad cero en emisiones. Su objetivo principal es la reducción del 40% de las emisiones para 2030. Para ello, la Comisión Europea aportará 800 millones de euros para desplegar puntos de carga por toda Europa y otros 200 millones para la investigación en la mejora de las baterías.

Otro dato de altos índices de contaminación tiene lugar en Nueva Delhi, que lleva una semana sumida en datos de emergencia medioambiental superando diez veces el límite establecido.

Comentarios