viernes 22.11.2019
CAMBIO DE IDEOLOGíA

La caza de brujas de Manuela Carmena en la Policía Municipal

Desde su llegada al Ayuntamiento de Madrid, la alcaldesa ya ha destituido a dos altos cargos del cuerpo local vinculados al Partido Popular. El último en caer ha sido José Luis Morcillo, ex jefe de la División de Seguridad Patrimonial y persona cercana a Alberto Ruíz Gallardón

La caza de brujas de Manuela Carmena en la Policía Municipal

Primero fue Francisco Caletrio, y ahora es José Luis Morcillo, ex máximo mandatario de la Policía Municipal de Madrid, el que ha sido cesado de su cargo. El desmantelamiento de la cúpula del cuerpo entraba dentro de los planes de Manuela Carmena y Javier Barbero, concejal de Seguridad, desde que tomaron posesión, pero algunos supuestos casos de corrupción y ciertos altercados internos han facilitado la impopular labor al equipo de Ahora Madrid.

El cambio ideológico trazado por el nuevo equipo de gobierno para la Policía Municipal se comienza a notar. El golpe de timón no sólo se aprecia en la desaparición de algunas unidades y en la creación de nuevas figuras como la del mediador, sino también en las altas esferas del cuerpo. En enero, el primero en dejar su puesto fue Francisco Caletrio, que en ese momento ocupaba la jefatura de la Policía Municipal. Cuatro meses después, es otro ex jefe de la Policía Municipal, Luis Morcillo, el que ha tenido que decir adiós a su puesto de máximo responsable de Seguridad Patrimonial. La decisión ha sido tomado por Daniel Vázquez, coordinador de emergencias y seguridad del Ayuntamiento de Madrid.

A Morcillo se le vincula directamente con el Partido Popular desde que el ex alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, le nombrara a dedo como jefe de la Policía Municipal. Pero el motivo oficial del cese no tiene nada que ver con la supuesta ideología política de Morcillo, y sí con unas supuestas irregularidades en la contratación de una empresa de seguridad privada, Segural S.L, para la vigilancia y seguridad de todos los edificios del distrito de Chamartín.

El recién destituido había vuelto a la Policía Municipal en 2014 de la mano de la ex alcaldesa, Ana Botella, después de haber pedido una excedencia en el año 2007 para hacerse cargo de la dirección general de Falcon, otra compañía de seguridad privada.

Caletrio, el primero

Pero Morcillo no es el primero que deja su puesto de una manera forzosa bajo el mandato de Ahora Madrid. El primero que inauguró esta deshonrosa lista fue Fernando Caletrio, ex jefe de la Policía Municipal, a comienzos de 2016.

El consistorio madrileño disfrazó su decisión al alegar que Caletrio debía ausentarse de su cargo por la realización de un curso de ascenso a inspector. Los sindicatos policiales no tardaron en responder a las razones expuestas por el Ayuntamiento de Madrid. Las centrales acusaron a Ahora Madrid de “mentir” y explicaron que la destitución de Caletrio se debía “a una mera cuestión política” porque la asistencia al curso formativo era “totalmente compatible” con sus labores como jefe de la Policía Municipal.

Además de las diferencias ideológicas que pudiera haber entre el ex inspector jefe y el consistorio hay otro capítulo ocurrido en noviembre que marcó su marcha. En concreto, el 18 de ese mes protagonizó un incidente con un agente de movilidad en la céntrica plaza de Gregorio Marañón. Tras detener su vehículo en un sitio que entorpecía el paso de un autobús y ser recriminado por el agente, Caletrio le acusó: “Usted lo que tiene que hacer es hacer bien su trabajo y ponerse la gorra. Le ordeno que se ponga la gorra y me dé su número de identificación personal”. Días después, Caletrio dio su versión de los hechos y desmintió la del agente de movilidad. Es más, afirmó que “se dirigió hacia mi persona en un tono desagradable”.

Los sindicatos apuntaron a una cierta proximidad al Partido Popular por parte de Caletrio como uno de los principales motivos, si no el único, para apartarle de su cargo. De hecho, Julián Leal, portavoz del CPPM, afirmó que “era la crónica de una muerte anunciada”. Extraoficialmente se pudo saber que su labor en la Jefatura de la Policía de Pozuelo y el declararse autoprotector del PP le sirvieron como avales para conseguir el tan ansiado puesto.

Es obvio que los episodios polémicos protagonizados por Morcillo y Caletrio han favorecido la labor de limpieza que tenía en mente el equipo de gobierno de Ahora Madrid para la Policía Municipal, pero es una evidencia que la vinculación, tanto del subinspector como del inspector, con el Partido Popular y su ideología política han pesado en la decisión final de cesarlos de sus respectivos cargos. Además, se espera que estas dos destituciones no sean las únicas que se produzcan en este sentido.

Comentarios