lunes 28/9/20
Opta por vestimentas más tradicionales

Manuela Carmena cambia los trajes estrafalarios de los Reyes Magos

Los Reyes Magos han recuperado hoy sus vestimentas clásicas para visitar a los niños de Madrid, después de las críticas del pasado año por exhibir coloridos trajes, lejos de la tradicional vestimenta de los Magos de Oriente. El Ayuntamiento ha reutilizado las carrozas empleadas por sus majestades en el desfile del año pasado para “racionalizar los recursos” y por motivos de “sostenibilidad”

Los tres Reyes Magos. | MADRID
Los tres Reyes Magos. | MADRID

Los Reyes Magos han recuperado hoy sus vestimentas clásicas para visitar a los niños de Madrid, después de las críticas del pasado año por exhibir coloridos trajes, lejos de la tradicional vestimenta de los Magos de Oriente.

Entre amplias medidas de seguridad, la comitiva real ha partido a las 18.30 horas de esta tarde desde la zona de Nuevos Ministerios de Madrid en dirección a la plaza de Cibeles en un gran desfile con 30 escenas y doce carrozas que tiene como eje principal la curiosidad, concebida como un cuento infantil.

Aunque las carrozas de sus majestades serán las últimas en salir, a partir de las 19.30 horas, algunos niños ya han podido ver a los Reyes en la zona de Nuevos Ministerios.

Si el año pasado fueron criticados por haber lucido unos coloridos vestidos que fueron comparados con "cortinas de ducha", en esta ocasión sus majestades han sacado de nuevo las tradicionales capas, dorada en el caso de Melchor, roja en el caso de Gaspar y marrón para Baltasar.

Al igual que sucedió en la cabalgata del año pasado, un pelotón fugaz de 300 ciclistas ha abierto el gran desfile madrileño, en el que tampoco este año participan más animales que los caballos de los agentes de Policía, pues, aconsejados por la alcaldesa Manuela Carmena, sus Majestades han optado por dejar a sus camellos en Oriente y ayudarse de triciclos para repartir los regalos.

La novedad de este año es que la cabalgata cuenta con intérpretes que narran en lengua de signos el relato de varias carrozas, con el objetivo de hacer más accesible el desfile.

Este año el desfile cuenta con un "blindaje" especial de seguridad que supondrá un mayor número de agentes, la prohibición de que circulen camiones y la colocación de elementos pesados en algunos puntos. 

Carmena recicla la cabalgata

En un carruaje de segunda mano. Así es como van a recorrer las calles de Madrid los Reyes Magos el próximo 5 de enero a partir de las 18.30 horas. Sus majestades se montaran en las mismas carrozas que utilizaron en la tan polémica Cabalgata del pasado año. El Consistorio madrileño ha decidido apostar por la “sostenibilidad y el reciclaje” en esta edición y ha comenzado por reutilizar el vehículo de los verdaderos protagonistas del desfile. Lo que todavía no ha trascendido es sí los Reyes Magos también vestirán los excéntricos trajes del año pasado u optaran por una vestimenta más tradicional. A pesar de la “sostenibilidad” y el “reciclaje” Carmena gastará 40.000 euros en la comitiva e ingresará 90.000 por la venta de sus butacas 'vips' a tres empresas privadas.

Carmena, más preocupada en reciclar que en acallar las críticas suscitadas por el dantesco espectáculo ofrecido en el desfile de la pasada edición, volverá a sentar a los Reyes Magos en unas carrozas futuristas y sin ninguna tipo referencia al Lejano Oriente. Un gran amasijo de espejos poliédricos y bombillas 'leds', más propio de una película mala de ‘Superman’, será de nuevo el único elemento estético elegido para decorar las carrozas de sus majestades. No habrá distinciones entre Baltasar, Gaspar y Melchor por lo que todas las carrozas presentaran el mismo diseño con la única diferencia de la iluminación, no apta para epilépticos, por cierto. En lo alto de las mismas se encaramarán de nuevo los tres protagonistas del desfile. Sólo falta por desvelar si lo harán con sus estridentes trajes del año pasado y si bailarán con una música que parecía sacada de un ‘afterhour’ ibicenco.

fotonoticia_20160104102357_1280

Lo que tampoco ha desvelado el consistorio es el cómo van a desfilar sus majestades. Ya en la pasada edición, el Ayuntamiento de Madrid no tuvo en consideración el largo viaje que habían recorrido los Reyes Magos desde el Lejano Oriente al suprimir los tradicionales tronos donde se sentaban cada año para repartir saludos y besos a todos los niños madrileños. Por este motivo, los Reyes Magos tuvieron que realizar las más de tres horas que duró el recorrido de pie y a ritmo de una música que no dejaba lugar al descanso.

Lo más curiosos del asunto es que a pesar de esta apuesta por el reciclaje, la Cabalgata de los Reyes Magos 2017 tendrá un coste mayor a la del pasado año En concreto, serán 40.000 euros más los que Carmena se gaste en un desfile que alcanza los 912.000 euros de presupuesto total, de los cuales 700.000 corresponden al Ayuntamiento de Madrid y 212.000 a la inversión privada.

Pero las carrozas de sus majestades no es lo único que va a reciclar este año Manuela Carmena. Los criticados palcos 'vips' volverán a esta edición, a pesar de que el Ayuntamiento de Madrid afirmaba haberlos eliminado. Estos asientos privilegiados serán ofrecidos a las empresas privadas, que patrocinan algunas carrozas del desfile, por un módico precio de 30.000 euros. De esta manera, el consistorio ‘recicla’ una idea del gobierno de Ana de Botella, al que tanto criticó por diferenciar entre niños de 'primera' y niños de 'segunda'.

Hasta el momento, el consistorio ya ha logrado vender tres de estas tribunas y ha conseguido así ingresar 90.000 euros en sus arcas municipales. Esto supone que habrá al menos 645 personas sentadas en un butacas privilegiadas a golpe de talonario, algo que dista mucho del discurso inicial de Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, que afirmó que los únicos asientos reservados serían los destinados a 500 niños de familias en riesgo de exclusión o con movilidad reducida que reparte el área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo.

Los animales serán los grandes ausentes de la Cabalgata de los Reyes Magos, un año más. Los camellos volverán a faltar al desfile. Los regalos, por lo tanto, serán trasladados en enormes triciclos que cerrarán la comitiva, como ya ocurriera el año pasado.

Desde el Ayuntamiento de Madrid afirman que esta Cabalgata tiene como eje central la curiosidad, concebida como un cuento infantil, para trasladar a todos los espectadores a un mundo lleno de ilusión y magia. “Se trata de un relato fantástico que llevará al público a estudiar la naturaleza, explorar el planeta, observar las estrellas y viajar al espacio con el mismo afán de conocimiento que impulsó a los Reyes Magos a embarcarse en su gran aventura, siguiendo una estrella hasta Belén”, narran fuentes del consistorio madrileño.

Por último, resaltar que la cabalgata contará con un gran despliegue de seguridad. Un operativo con más de 400 policías nacionales y 600 policías municipales velarán el bienestar de todos los madrileños que se den cita durante el recorrido que tendrá en la plaza de Cibeles su lugar de finalización. 

Comentarios