lunes 25.05.2020
DIVISIÓN EN AHORA MADRID

Bronca en el equipo de Manuela Carmena por la operación Mahou-Calderón

La gestión de las operaciones urbanísticas es uno de los puntos de fricción que separa a los ediles del equipo que lidera Manuela Carmena. Después de la polémica de los titiriteros y la división en la votación del plan urbanístico de Chamberí, los adheridos a Ganemos y el resto de concejales vuelven a discrepar

Vista aérea de los terrenos afectados por el plan urbanístico que prevé la demolición del estadio Vicente Calderón | madrid.es
Vista aérea de los terrenos afectados por el plan urbanístico que prevé la demolición del estadio Vicente Calderón | madrid.es

La operación urbanística Mahou-Calderón abre otra brecha en el seno de Ahora Madrid. La gestión del proyecto por parte del área de Urbanismo, encabezada por José Manuel Calvo, ha provocado nuevas divisiones entre los concejales adheridos a la plataforma Ganemos Madrid y el resto del equipo que lidera la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.“Hay muros entre ellos. Ganemos está en contra de la operación. En los temas de urbanismo es donde más se ve esta división”, afirman fuentes del Ayuntamiento consultadas por este diario.

Ahora Madrid, la candidatura ciudadana que nace de la confluencia de grupos políticos y movimientos sociales, entre ellos Ganemos -que se define como “parte” de la organización-, parece vivir en un continuo choque de posiciones. Es más, las mismas fuentes afirman que los contrarios a la ejecución del proyecto desaprueban el trabajo del delegado de Desarrollo Sostenible, José Manuel Calvo, y aseguran que “no tiene apoyos”. “Su gestión podría tener costes políticos”, añaden las mismas fuentes.

Registro de firmas en el Ayuntamiento

El pasado martes 15 de marzo, representantes de la Asociación Vecinal Pasillo Verde Imperial, apoyados por la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), las Ampas de Arganzuela, Ecologistas en Acción (EA) y Ganemos Madrid, registraron en la sede del Ayuntamiento más de un millar de firmas de vecinos para reclamar a Carmena que se “alíe” con las demandas ciudadanas y se “retire” de los contenciosos judiciales contra la operación Mahou-Calderón.

Los mismos que apoyaron la queja del movimiento vecinal acudieron el pasado sábado 12 de marzo a unas jornadas de debate sobre la operación Mahou-Calderón organizadas por Ganemos Madrid, a las que se sumaron también los concejales Rommy Arce y Carlos Sánchez Mato, pertenecientes al "sector combativo" de Carmena. Al acto fueron invitados representantes de Ecologistas en Acción, de Asociación Vecinal Pasillo Verde Imperial, de Ampas, una diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid y los dos ediles del consistorio cercanos a Ganemos Madrid. “Nuestro objetivo es analizar estas operaciones desde distintos puntos de vista y conectarlas con un modelo de ciudad social, sostenible y reequilibrado entre centro y periferia, modelo que aún es necesario defender pese al cambio de corporación en nuestra ciudad”, explica la convocatoria publicada en la página web del consistorio.

Proyecto paralizado

El proyecto, impulsado por el anterior Ejecutivo del PP y que en este momento se encuentra paralizado de manera cautelar por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), afecta a una superficie de aproximadamente 200.000 metros cuadrados en el distrito de Arganzuela. El plan inicial incluye la demolición del estadio Vicente Calderón, el soterramiento de parte de la M-30 y la construcción de ocho torres de 15 a 36 plantas que albergarán cerca de 2.000 viviendas de lujo. La operación acumula una serie de modificaciones legales realizadas por el Gobierno de Botella para ponerlo en marcha y sentencias judiciales en contra, debido, entre otras cosas, a los recursos interpuestos por Ecologistas en Acción, apoyados también por movimientos vecinales, para tratar de paralizarlo.

Calvo ha asegurado que el consistorio pretende revisar la operación para tratar de reiniciarla con “menos edificabilidad” y con un diseño “razonable” para que no se “conciba como un mero proyecto especulativo”. Sin embargo, el movimiento vecinal de Arganzuela ha informado en un comunicado que no entiende por qué el Ayuntamiento ha interpuesto recursos en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM contra los recursos de las asociaciones Señales de Humo y Ecologistas en Acción contra la aprobación definitiva del plan. Y añaden que varios miembros del Gobierno suscribieron en abril de 2015 el ‘Pacto contra la especulación’.

“Llevamos meses con este tema y no entendemos por qué sigue el Ayuntamiento personado contra nosotros en todos los recursos que hemos presentado”, explica Pelayo Gutiérrez, presidente de la Asociación de Vecinos Pasillo Verde-Imperial. Aun así, los vecinos confían en que las partes implicadas lleguen a un acuerdo. “Lo que queremos es que el Ayuntamiento cuente con nosotros”, añade Gutiérrez.

División por la operación Chamartín

No es la primera vez que los ediles de Ahora Madrid se enfrentan por cuestiones en materia de urbanismo. El pasado 27 de septiembre se hizo visible la división interna que sufre Ahora Madrid durante la votación a mano alzada en el pleno municipal. Seis concejales de Carmena, algunos de ellos integrantes de la plataforma Ganemos Madrid, votaron en contra del derribo de un edificio en la calle Raimundo Fernández Villaverde para la construcción de nuevas viviendas. En concreto, fueron seis los ediles que se opusieron a la aprobación de este proyecto: Carlos Sánchez Mato, Rommy Arce, Mauricio Valiente, Yolanda Rodríguez, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona.

Desde la llegada de Manuela Carmena al Ayuntamiento Ahora Madrid ha atravesado distintas crisis internas, dos de ellas graves, a las que ahora se sumaría la polémica surgida por el proyecto Mahou-Calderón.



Comentarios