viernes 22.11.2019
Sin dotación tras dos años de espera

La biblioteca 'fantasma' de Carmena

En 2016, el equipo de Ahora Madrid prometió esta dotación al barrio de Ciudad Lineal, pero su construcción no finalizará hasta 2019. El Partido Popular critica que Carmena no se haya gastado todavía ni un sólo euro en la obra

Imagen de una biblioteca. | Foto de archivo.
Imagen de una biblioteca. | Foto de archivo.

El distrito de Ciudad Lineal que los componen los barrios de Ventas, Pueblo Nuevo, Quintana, Concepción, San Pascual, San Juan Bautista, Colina, Atalaya, Costillares cuenta en estos momentos con tres bibliotecas públicas: la biblioteca Pablo Neruda, la pública municipal Ciudad Lineal y la de la Elipa, pero el equipo de gobierno de Ahora Madrid pensó que no eran suficientes. Por este motivo, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, proyectó una nueva dotación en 2016. Transcurridos cerca de dos años desde aquella promesa de la formación de izquierdas la biblioteca no se ha levantado y el grupo municipal del Partido Popular denuncia que el consistorio no se ha gastado ni un sólo euro. 

El PP de Madrid afirma que Carmena "todavía no gastado nu un euro" en una obra cuya construcción se anunció en el año 2016 y que según este grupo municipal no estará lista antes de que finalice la legislatura. El portavoz 'popular' en el Ayuntamiento, José Luis Martínez Almeida, visitó el pasado martes la calle del Canal de Panamá la parcela donde se tiene que construir esta instalación que está presupuestada en cuatro millones, de los que se consginaron 185.000 euros en los presupuestos de 2017 sin que a día de hoy se hayan gastado, siempre según fuentes del Partido Popular. 

"La gran mentira de Carmena es que venía a solucionar los problemas de los madrileños", ha denunciado el portavoz del PP, partido que ha instalado un cartel con el lema "Aquí iba y ya no va" con el que está denunciando los incumplimientos en dotaciones de Ahora Madrid. De todos modos, el PP ya expuso en Arganzuela que Ahora Madrid no ha puesto ni un solo ladrillo de las 16 escuelas infantiles prometidas.

Se trata, afirmó el portavoz, de "necesidades que tienen los madrileños que este equipo de gobierno no sabe satisfacer". "Llega un momento en que Carmena tiene que valorar si pretende seguir manteniendo a esta ciudad en la lenta agonía que nos queda; en política no vale todo y no vale jugar con las necesidades de los madrileños", expuso el portavoz, que pidió la regidora una reflexión sobre si "de verdad piensa mantener a esta ciudad en la agonía".

BiciMad, en el punto de mira

Además del retraso en la construcción de la biblioteca de Ciudad Lineal, Almeida, también anunció el pasado martes una querella contra la delegada del área de Movilidad y Medio Ambiente del Consistorio, Inés Sabanés, y contra el gerente de la Empresa Municipal de Transporte (EMT), Álvaro Fernández Heredia, para "determinar si se ha producido una malversación de caudales públicos en la cesión del contrato de Bicimad, que a nuestro juicio indiciaria y presumiblemente se ha podido producir".

Los 'populares' han decidido llevar el caso ante los tribunales porque entienden que existen irregularidades en la auditoría externa encargada por el Ayuntamiento que lidera la alcaldesa, Manuela Carmena, y que concluye que los 10,5 millones de euros que el Ayuntamiento pagó a Bonopark por el acuerdo de cesión del sistema de alquiler de bicicletas se ajustan al valor real y se hizo en base a "criterios correcto". 

El propio portavoz del Partido Popular afirma que esta auditoría es "una mentira, un contrato ad hoc para justificar exclusivamente la posible responsabilidad penal que tienen Sabanés y el gerente de la EMT".  Además, Almeida no entiende el motivo de la realización de este control de las cuentas cuando fue el Partido Popular el que intentó hacer lo mismo hace poco menos de un años: "¿Por qué entonces se hace ahora? ¿Por qué si todo estaba bien, un año y medio después tienen que verificar los precios de cesión? No tiene ningún sentido. Se hace sólo porque se acredita lo que ya dijimos en su día, que no había elementos de cuantificación objetiva para fijar el precio de cesión en 10,5 millones de euros. Que no hicieron ni auditoría ni inventario de los bienes previo a la cesión del contrato".

Comentarios