lunes 17/1/22

Cuando empieza el frío, muchas personas notan una mayor pérdida del cabello y los problemas de piel. Cuidar la piel en invierno es muy fácil: solo tienes que usar las cremas protectoras e intensamente hidratantes (por ejemplo, de “OLAPLEX” en nuestro sitio web https://makeup.es/brand/265493/ ). Sin embargo, no puede decirse lo mismo del pelo. En invierno, el cabello se deshidrata y se vuelve más débil, quebradizo y electrificado. Por eso, necesita un cuidado especial.

¿Cómo afecta el invierno a tu cabello?

En invierno, muchas mujeres notan la caspa y la picazón en el cuero cabelludo. Nuestro pelo se vuelve más opaco y quebradizo. Son las consecuencias de las fluctuaciones de temperatura, el viento y el frío. Los folículos pilosos producen menos sebo, y el cabello se vuelve más seco. Además, el pelo se electrifica mucho porque solemos llevar ropa sintética durante el frío. No lo notamos en verano porque usamos los tejidos naturales. ¿Qué tenemos que hacer para proteger el pelo en invierno? Estas son las reglas básicas:

1. Lleva el gorro

Es la regla más importante. El cabello es uno de nuestros órganos, igual que la piel. Por eso, es muy importante protegerlos del frío. Incluso si no sientes frío por tener el cabello denso, no olvides llevar el gorro. Elige los gorros, los chalés, las bufandas o las boinas de tejidos naturales para evitar la electricidad estática del pelo. Y si te has olvidado del gorro, ponte la capucha o coloca la bufanda sobre tu cabeza. Intenta quitarte el gorro al entrar en las habitaciones con calefacción para evitar que tu cabeza se caliente. Recuerda que los cambios de temperatura pueden ser perjudiciales para el cabello.

2. Elige los productos de cuidado según la estación

El cabello necesita diferentes cuidados según la estación del año. Esto se aplica también a la piel. En invierno, tienes que elegir los champús suaves y los acondicionadores hidratantes.

No te olvides de la protección térmica. Durante la época fría del año, usa los sueros, los sprays y las cremas no lavables. En invierno, solemos llevar un gorro y lavarnos el pelo con menor frecuencia, lo que puede provocar que se produzca más grasa en el cuero cabelludo y la piel. Por eso, te recomendamos elegir los cuidados de textura ligera y aplicarlos sólo en las puntas (evitando las raíces) sin frotar el cuero cabelludo.

3. Usa las mascarillas nutritivas

Una o dos veces por semana, mima tu cabello con una mascarilla hidratante y nutritiva o aplica un aceite y deja que actúe varias horas o durante la noche. La opción más fácil es comprar una mascarilla para el cabello nutritiva en nuestra tienda.

4. Usa la plancha y el secador lo menos posible

Parece bastante claro que los dispositivos térmicos dañan el pelo, sea cual sea la época del año. Por lo tanto, hay que reducir su uso. En invierno, nos lavamos el pelo y usamos el secador con menos frecuencia, lo que es una ventaja. Aun así, si tienes el pelo graso, deberás lavarlo con más frecuencia, incluso en invierno.

En este caso, te recomendamos reducir la temperatura de los dispositivos térmicos en un par de grados para evitar la resequedad del cabello. Si tienes suficiente tiempo, deja secar el pelo al natural. Evita peinar el pelo cuando está mojado. Dale forma con cepillo y secador sólo cuando esté casi seco.

Comentarios