miércoles 23.10.2019
COMER Y BEBER

Potajes y cuaresma: exuberante o el de siempre

Cuaresma: abstinencia y potajes. Que no se diga que por pecador o pecadora se va a perder una de las joyas de la comida patria. Arrepiéntase de algo y pásese al guiso de cuaresma

Potaje de vigilia
Potaje de vigilia

Ya les dije en su momento que de una extraña conspiración entre la iglesia católica, los vikingos y los pescadores vascos nacen, a la altura del medievo, los mejores guisos de abstinencia. 

El potaje de toda la vida es el de los garbanzos, espinacas y bacalao. El Pinche ya se lo recomendó el año pasado. SI son Ustedes desmemoriados o su buscador no funciona se lo dejo al final.

Puede ocurrir que Ustedes sean de los que refinan los guisos, qué es lo que se lleva ahora, y deseen algo exuberante; puede que no sean de los que van al pueblo por semana santa o, simplemente, que gente rarita hay, que no les gusten las espinacas o el bacalao

En este caso, prepárense para el lujo

Potaje exuberante

Necesitamos rape, gambones  que han de sumar 125 gramos por cabeza. Añadan a su cesta otro tanto de almejas – nada de quejarse pidieron exuberancia-. La misma cantidad per cápita de garbanzos. Sumen a su gusto, zanahoria, puerro, dientes de ajo y un poco de cebolla, no se pasen. Necesitaran triturar tomate y hacer un caldo de pescado. Un huevo o dos.

Lo primero que hacemos es cocer los huevos hasta que estén bien hechos (10 minutos). Picamos perejil y lo machacamos con los dientes de ajo en un mortero. Toca guardar

Hacemos un sofrito, en una cazuela que tiene que ser grande, con la cebolla, el puerro y la zanahoria, cuanto más finos los corte mejor. Una vez pochada, añadimos el tomate triturado

Tienen que estar cortados muy finos. Una vez la verdura esté pochada, añadimos el tomate triturado y el rape cortado en trozos. Dejemos pasar cinco minutos para que se haga un poco el pescado. Es el momento de poner nuestro caldo.

Hay que esmerarse con el caldo. Además de agua, pongan vino blanco, las cabezas de los pescados (rape, gambas), puerro, cebolla y ajo. Vale, hay caldos en cajitas muy monas que están buenos pero ya que se ponen hagan la gracia. Un poquito de picante, tipo guindilla no le vendría mal.

Tras poner el caldo en el sofrito, debemos darle cariño a las almejas. Las lavan bien, las ponen en una cazuela con agua y permiten que se abran al vapor. Una vez hecho, al potaje. Recuerden que teníamos un majado de ajo y perejil. Es el momento.

Dejamos que se haga a fuego lento 10 minutos más. No deberían remover, si lo hacen cuiden a los garbanzos. Cuando queden 2 minutos echamos las gambas peladas. Cuando acaben, piquen el huevo duro y adelante.

El potaje de los pobres de toda la vida

Ingredientes (4 personas):

Para el Potaje: 300 g de garbanzos; 250 g de bacalao desmigado; 500 g de espinacas frescas; 1 Cebolla; 2 dientes de ajo; 1 hoja de laurel; 2 cucharaditas de sal.

Para el sofrito: 1 Cebolla; 3 dientes de ajo ;1 cucharadita de pimentón ;100 ml de aceite de oliva; 1 cucharada de harina, Sal 


Para el relleno: 75 g de pan rallado ;2 Huevos ;1 diente de ajo; Perejil ;Sal 


Preparación

Antes de empezar a cocinar, debemos dejar los garbanzos en remojo desde el día anterior y también desalar el bacalao.

En el pote, puchero, o sea la olla, con agua caliente, ponemos los garbanzos, la cebolla cortada en cuatro, los ajos pelados, la hoja de laurel y sal. Tapamos y dejamos hervir durante una hora y media a fuego lento.

Pasado el tiempo, lavamos las espinacas y el bacalao y lo incorporamos al guiso.

Para el sofrito. Picamos la cebolla y los ajos y los sofreímos en una sartén con aceite. Agregamos a la sartén el pimentón y la harina y damos vueltas. Cuando el sofrito esté listo, lo agregamos al pote de los garbanzos. Tapamos el guiso y seguimos cocinando a fuego bajo.

Podemos preparar bolas o tortitas de acompañamiento. Batimos los huevos en un bol y agregamos el ajo picado, el perejil también picado y el pan rallado. Con la masa hacemos unas bolitas y las freímos en una sartén con aceite. Cuando estén listas, las metemos en el guiso y cocinamos durante 20 minutos más a fuego lento.

Y no le podrán decir que es pecado.