miércoles 23.10.2019
COMER Y BEBER

Borraja aragonesa, para depurar con gracia

Para que no le riñan los médicos, verdurita tradicional y sana para el depurativo enero. Un par de ideas para la rica borraja del Ebro 

Borraja aragonesa, para depurar con gracia

Presumen en Aragón de esta verdura, junto al cardo, como propias contribuciones a las verduras mundiales. En realidad vienen a ser, hoy, de la ribera del Ebro – puede encontrarlas buenas y hermosas en Navarra, La Rioja junto a la aragonesa - .

Pero en estos tiempos donde la corona aragonesa desaparece, al expolio artístico llaman restauración y cosas por el estilo, entenderán que el Pinche este dispuesto a viajas hasta Bruselas a defender tan patriótico aserto, eso si, pagado con el dinero de Ustedes.

Los árabes ya la conocían como  ‘al-bourrach’, madre de la transpiración, y desde el siglo XIV hay rastro de la verdura.

En preparados de hierbas, en potaje, en salsas de almendras, en tortas hasta llegar al crespillo aragonés, de todas esas formas se la encuentra en los manuales de cocina desde el renacimiento.

Por su aspereza al tacto, ha sido considerada durante mucho tiempo como una verdura proletaria. La borraja es una planta sencilla, nada altiva ni espectacular, y además pincha un poquito: tallos y hojas están recubiertos de breves y erizados pelillos que al tacto resultan ásperos… pero que esconden y protegen un tierno corazón.

Los tallos son largos y espigados, finos, de un color verde suave que hacia el cogollo tira al blanco; las hojas son más oscuras, de un verde reconcentrado y fuerte que ofrece vida a la planta como el encaje que remata y enriquece un vestido.

Como Usted es persona metódica sabrá limpiar tallos y pelillos con paciencia y corrección. Aunque si se deja llevar por la impaciencia, puede Usted comprar alguno de esos botecitos tan majos que se la ofrecen a Usted limpia y dispuesta para su guiso.

Preparación tradicional

Con borraja, patatas y aceite puede cocinarse el plato tradicional.Ponemos una cazuela con agua al fuego. Cuando empiece a hervir, añadimos  un poco de aceite y de sal y a continuación las patatas peladas y cocemos hasta que estas estén tiernas. Se aliñan con aceite y se toman

 

   Borraja con almejas

  Necesitamos un kilo de borraja limpia por medio kilo de almejas, 1 diente de       ajo, harina, vino blanco, perejil, aceite de oliva virgen y sal.

Se pone abundante agua a hervir, cuando hierve añadimos un poco de aceite de aceite y sal. Se añade la borraja y se tiene 5 ó 10 minutos en el agua hirviendo (según el gusto, mas tiempo mas tierna, menos tiempo mas al "dente") se retira y se deja reposar. Reserve un poco de caldo.

Mientras tanto ponemos las almejas en agua fria con, sal dejándolas un tiempo. Abrimos poniéndolas a fuego fuerte con medio vaso de vino blanco y medio de agua. Desechamos las que no se abran. Colamos el caldo y reservamos. Sofreímos el ajo picado en el aceite sin dejar que se dore. Añadimos la harina y removemos; sumamos un poco del caldo de las almejas y del de las borrajas. Depende de lo espesa que queramos la salda reducimos mas o menos tiempo. Añadir las almejas, las borrajas y el perejil y cocer todo 2 ó 3 minutos.

Borrajas con miel

Necesitamos 2 huevos, un par de vasos de leche y un poco de anís junto a un poco de limón rallado y un sobre de levadura, una poco de harina. Usted también ha adivinado que nos hacen falta borrajas y miel.

En un recipiente alto, añadimos los huevos y batimos y luego la leche, junto con el anís y la ralladura de limón, junto a la levadura en polvo. Todo debe removerse y añadimos la harina poco a poco, la salsa debe estar espesa pero no dura,

Todo esto bien removido. Añadir la harina poco a poco. Tiene que quedar una masa espesa pero no dura. Pasamos los tallos de borraja por la masa y freímos con aceite hirviendo, El aceite debe cubrir los tallos y deben quedar dorados. Secamos con papel absorbente y rociamos con miel.

Necesitamos un kilo de borraja limpia por medio kilo de almejas, 1 diente de ajo, harina, vino blanco, perejil, aceite de oliva virgen y sal.

Se pone abundante agua a hervir, cuando hierve añadimos un poco de aceite de aceite y sal. Se añade la borraja y se tiene 5 ó 10 minutos en el agua hirviendo (según el gusto, mas tiempo mas tierna, menos tiempo mas al "dente") se retira y se deja reposar. Reserve un poco de caldo.

Mientras tanto ponemos las almejas en agua fria con, sal dejándolas un tiempo. Abrimos poniéndolas a fuego fuerte con medio vaso de vino blanco y medio de agua. Desechamos las que no se abran. Colamos el caldo y reservamos. Sofreímos el ajo picado en el aceite sin dejar que se dore. Añadimos la harina y removemos; sumamos un poco del caldo de las almejas y del de las borrajas. Depende de lo espesa que queramos la salda reducimos mas o menos tiempo. Añadir las almejas, las borrajas y el perejil y cocer todo 2 ó 3 minutos.

Borrajas con miel

Necesitamos 2 huevos, un par de vasos de leche y un poco de anís junto a un poco de limón rallado y un sobre de levadura, una poco de harina. Usted también ha adivinado que nos hacen falta borrajas y miel.

En un recipiente alto, añadimos los huevos y batimos y luego la leche, junto con el anís y la ralladura de limón, junto a la levadura en polvo. Todo debe removerse y añadimos la harina poco a poco, la salsa debe estar espesa pero no dura,

Todo esto bien removido. Añadir la harina poco a poco. Tiene que quedar una masa espesa pero no dura. Pasamos los tallos de borraja por la masa y freímos con aceite hirviendo, El aceite debe cubrir los tallos y deben quedar dorados. Secamos con papel absorbente y rociamos con miel.

Comentarios