sábado 19/6/21
España 92-73

España se cita con Francia tras una exhibición de fuerza frente a Argentina

Los de Scariolo salvaron su primer 'match ball' con mucha autoridad gracias a un gran partido de Rudy Fernández y Pau Gasol, mientras que sus rivales empiezan a contar con muchos motivos para tener miedo

Los argentinos no supieron parar a Rudy
Los argentinos no supieron parar a Rudy.

Tras un inicio horroroso en los Juegos Olímpicos, la selección española de baloncesto vuelve a exhibir el juego que les llevó a lo más alto en varias ocasiones a lo largo de los últimos años. De hecho el nivel de España fue tan alto que ni siquiera dio una sola opción de triunfo a una selección rocosa como la Argentina e incluso pudo cerrar el partido con mucha comodidad (92-73).

España fue mejor que una cansada albiceleste durante todos y cada uno de los cuartos gracias al gran acierto de Rudy Fernández que se fue a los 23 puntos. Asimismo, Pau Gasol volvió a exhibir un nivel altísimo con un doble-doble de 19 puntos y 13 rebotes. No obstante, la defensa, la intensidad en el rebote y el juego coral en ataque volvieron a ser el sello de este grupo. En los primeros encuentros, Mirotic y Gasol llevaban todo el peso, mientras que otros se escondían, pero a estas alturas del torneo todos los jugadores han dado un paso al frente.

En cualquier caso, el partido de cuartos de final no será nada fácil, puesto que existen muchas cuentas pendientes entre los contendientes. Gasol y compañía jugarán contra la Francia de Parker, Piétrus, Batum y un largo número de viejos conocidos a los que han vencido en varias ocasiones, pero que también fueron sus verdugos en el Mundial de 2014 que la selección española jugó en casa. Al igual que España, los galos no empezaron bien con una derrota clara frente a Australia, pero crecieron mucho a la largo del campeonato hasta el punto de que hicieron temblar a la mismísima USA.

La victoria de Brasil frente a Nigeria en el partido que abrió la jornada obligaba a España a ganar el encuentro como fuera. Argentina ya venía clasificada y arrastraba mucho cansancio de las dos prórrogas que tuvo que jugar con el anfitrión. Por eso, Sergio Hernández decidió dar descanso a varios de sus jugadores más importantes de inicio, pero pese a ello 'la Albiceleste' intimidó de inicio.

Manu Ginobili consiguió que los suyos se escaparan momentáneamente en el marcador gracias a su acierto en los tiros de tres. Sin embargo, el primer parcial de 0-8 encontró una rápida respuesta de parte de los de Scariolo. Rudy Fernández y Nikola Mirotic empezaron a meter canastas de todos los colores, con lo que no solo consiguieron neutralizar la ventaja, sino que lograron finalizar el primer cuarto con un cómodo 25-10. Ricky Rubio tenía algún problema con el tiro, pero desplegaba su mejor juego sin complejos y en una gran llegada dejó un alley oop para enmarcar que finalizó a la perfección Mirotic.

Ginobili y Laprovittola no fueron suficiente

Además, en el segundo parcial la tendencia ganadora de España se acentuó al mismo tiempo que Argentina se cargaba de faltas. Ginobili estaba demasiado solo en el ataque de los sudamericanos, mientras que España masacraba a su rival en el rebote tanto ofensivo como defensivo. Además, Scola cometió su tercera falta y se la jugó con una antideportiva que finalmente fue asignada al banquillo. Asimismo, Gasol tomó importancia poco a poco en la anotación y Navarro asumió el rol de protagonista por primera vez en estos Juegos.

Por eso, se llegó al descanso con 48-35 en el marcador y la segunda mitad empezó con Pau Gasol todavía más enchufado, con su acierto habitual durante este torneo desde la línea de tres. España logró marcharse de más de 20 puntos en pocos minutos, pero los árbitros enrarecieron el encuentro con un carrusel de técnicas por protestas mínimas que acabaron con Navarro excluido en un abrir y cerrar de ojos. En cambio, el momento tonto pasó y España logró llegar al parcial decisivo con 71-57 a favor, a pesar de que los argentinos se empleaban con más dureza en defensa e intentaban que los españoles no pudieran correr en ningún momento.

Como ya ocurrió en la anterior jornada, Argentina se resistió a perder con uñas y dientes con un Laprovittola muy acertado en sus lanzamientos, pero España mantuvo la cabeza fría en todo momento y no permitió que el encuentro se ajustara realmente. Calderón hizo un trabajo perfecto en el rato que le tocó jugar para clamar la rebelión argentina, mientras que Rudy continuó a un nivel imperial hasta que Argentina decidió entregar la cuchara. Finalmente, Álex Abrines disputó sus primeros minutos en estos Juegos y logró anotar dos tiros libres.  

Comentarios