lunes 6/12/21

El mundo de la empresa se nutre de muchos otros sectores para implementar acciones que le reporten réditos de algún tipo. De hecho, existen estrategias o actuaciones con las que identificaríamos a un determinado tipo de industria que se han adaptado al sector empresarial y que han sido exitosas.

Un ejemplo de ello es el deporte. El ámbito deportivo siempre ha sido una fuente de inspiración para los empresarios españoles, que son conscientes de muchas de las transferencias que se pueden realizar de dicho sector al mundo de la empresa.

Algo que lo hace más evidente es el gran número de deportistas o ex deportistas de élite que han dado el salto al competitivo mercado empresarial y que, implementando valores o ideas relacionadas con el deporte, han creado negocios exitosos.

Entre algunos de estos deportivas se encuentran Rafa Nadal, que posee diversos negocios hoteleros en España e Hispanoamérica. También vale la pena mencionar a Gerard Piqué, que, entre otras empresas, cuenta con una sociedad de servicios inmobiliarios. Mucho más conocida es la Bodega de Andrés Iniesta, que ha conquistado Japón con sus vinos.

En cualquier caso, no va a ser el deporte el protagonista de nuestro artículo de hoy, sino de otra actividad que está relacionada con el sector empresarial mucho más de lo que podríamos pensar: el póker. Este juego de casino tan popular posee componentes de gran valor para cualquier empresario. ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

Gestión económica

Existen dos razones por lo que los usuarios juegan al póker. La primera es por pura diversión, sin necesidad de realizar ninguna inversión monetaria. En este caso, el jugador no gana ni pierde ningún montante económico, puesto que utiliza dinero ficticio.

Sin embargo, también existe la posibilidad de jugar al póker con dinero real, una modalidad en la que el jugador sí apuesta su propio capital, algo que le permitirá conseguir ganancias reales mientras participa en un torneo o en mesas aleatorias.

Esto supone que el jugador no puede tomarse a la ligera el uso de sus fichas, puesto que cada pérdida se traduce en pérdidas de dinero real. Esto lo hace ser mucho más consciente de lo que está en juego y gestionar de manera más equilibrada y cuidadosa su dinero, algo que 100% extrapolable al mundo de la empresa.

Disciplina

La disciplina es fundamental para crecer y mejorar como jugador de póker. De hecho, cualquier jugador de póker profesional ha tenido que mantener unos estrictos hábitos hasta poder llegar a codearse con la élite de este juego de cartas.

La disciplina cumple varios objetivos en la mejora de las habilidades de un jugador de póker. Ser disciplinado, por ejemplo, te permitirá mantener tu estrategia de juego hasta el final, sin dejarte llevar por situaciones coyunturales o un momento de fragilidad mental.

Igualmente, mientras más disciplinado seas a la hora de perseguir tus objetivos en el póker, más sencillo te será conseguirlos. Y esto es algo que también vemos en el mundo de la empresa, donde un emprendedor convencido siempre estará mucho más cerca del éxito.

Resiliencia

La resiliencia, en pocas palabras, es la capacidad que tienen las personas para adaptarse a situaciones adversas obteniendo resultados positivos o superar circunstancias traumáticas. Si bien el póker no pone a los jugadores frente a situaciones de vida o muerte normalmente, si los hace enfrentarse a golpes bastante duros.

Hablamos de situaciones que van desde perder todo su stack en un all-in mientras juega una mano que creía ganadora, hasta quedarse sin el dinero que se había presupuestado para varios meses en una noche de juego.

Esto podría suponer para muchos el fin de su carrera como jugador, sin embargo, los apostadores de póker resilientes aprenden de sus errores y siguen adelante. Esto es también lo que hacen muchos empresarios, que fracasaron con sus primeros proyectos, pero que siguieron insistiendo hasta crear una empresa exitosa.

Póker y empresa se dan la mano

Tanta relación guarda el mundo del póker con sector del emprendimiento y los negocios, que incluso la prestigiosa Universidad de Harvard, a través del Profesor de Derecho Charles Nesson, ha ofrecido en su programa de estudios de empresariales una asignatura denominada “Strategical Poker Thinking”.

Además de los aspectos que hemos descrito en profundidad, jugar al póker aporta otras habilidades que igualmente se pueden implementar en el universo empresarial. Entre otras, podemos mencionar: análisis de la competencia, capacidad analítica, observación, adaptabilidad, control de las emociones o memoria.

Tal y como has podido leer, el póker y la empresa son dos sectores que están mucho más relacionados de lo que pensabas. Ambos universos comparten aspectos comunes que acercan mucho más al éxito a sus protagonistas. Nosotros te hemos mostrado algunos, pero, si piensas un poco, seguro que tú mismo también conoces algunos más.

Comentarios