martes 16.07.2019

La UE analizó labor de asesor para Venezuela y respaldó negociación en Oslo

“Lo importante es que el proceso de Oslo no embarranque”, dijo el ministro de Exteriores español, Josep Borrell

“Lo importante es que el proceso de Oslo no embarranque”, dijo el ministro de Exteriores español, Josep Borrell

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea analizaron este lunes los primeros contactos llevados a cabo por su asesor especial para Venezuela, Enrique Iglesias, a la vez que respaldaron el proceso de negociación iniciado en Oslo para hallar una solución a la crisis del país.

"Lo importante es que el proceso de Oslo no embarranque", indicó en una rueda de prensa al término de un consejo de ministros de Exteriores el titular español en funciones, Josep Borrell.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, informó a los ministros de los primeros contactos establecidos por Iglesias, propuesto para el cargo de asesor especial de la política italiana por España y otros países.

Borrell dijo que valoraron "positivamente" su labor y señaló la importancia de "no hacer la competencia sino de cooperar" con la iniciativa de mediación de Noruega entre la administración de Nicolás Maduro y la oposición.

"Tenemos algo, vamos a intentar que esa forma de abordar el problema no perezca. Si eso embarrancara, sería mucho más difícil", comentó el ministro español, quien advirtió no obstante que "sigue habiendo países que consideran que no se debe negociar nada" con Maduro.

"Pero hay que apoyar el proceso de negociación de Oslo. Todos debemos hacer posible que ese proceso no se detenga", concluyó.

Por otra parte, Mogherini informó a los ministros sobre los últimos acontecimientos relacionados con la activación por Estados Unidos de la Ley Helms-Burton, que permite demandar ante tribunales estadounidenses a empresas extranjeras con intereses en Cuba que se hayan beneficiado de terrenos o inmuebles expropiados a partir de la revolución de 1959.

Borrell recordó que, por el momento, solo ha habido notificaciones sobre la intención de presentar demandas contra empresas, y dejó claro que el gobierno español va a apoyar a las empresas que trabajan en Cuba.

"No se trata solo de defender intereses comerciales, sino también de rechazar tajantemente la aplicación extraterritorial de la legislación de un país", indicó Borrell, quien recalcó que la activación de esa ley después de 30 años dormida supone una clara violación del derecho internacional.

Además, consideró que ese paso tampoco va encaminado a "conseguir los objetivos comunes de la UE y Estados Unidos en Cuba", como propiciar un avance de los derechos humanos.

"Al contrario, se va a crear un vacío que va a ser ocupado por otros países", comentó, así como una nueva oleada de victimismo por parte del régimen cubano o el empobrecimiento de los ciudadanos.

Comentarios