Lunes 10.12.2018
Guerras entre clanes

Más de 21.000 somalíes dejaron sus hogares en octubre por el aumento de la violencia

294.000 niños somalíes se encuentran en situación de malnutrición. De ellos, 55.000 sufren malnutrición severa, lo que les pone en riesgo de morir.

Patera rescatada por la embarcación Salvamar Spica. | Salvamento Marítimo
Patera rescatada por la embarcación Salvamar Spica. | Salvamento Marítimo

Más de 21.000 somalíes abandonaron sus hogares durante el mes de octubre de diversas partes de país hacia la capital debido al aumento en los índices de violencia, un conflicto que ha desplazado a 2,6 millones de personas, denunció hoy el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

"El conflicto ha llevado a miles de personas a marcharse y tememos que algunas de ellas no tengan acceso a la asistencia humanitaria", señaló el director del NRC para Somalia, Victor Moses, en un comunicado.

Estas decenas de miles de personas abandonaron sus hogares durante el mes de octubre huyendo de las luchas entre clanes, el aumento de la violencia y la sequía, según esta organización humanitaria con sede en Oslo.

"Estábamos recogiendo la cosecha cuando comenzaron los combates, por lo que tuvimos que marcharnos a Mogadiscio. No pudimos traer nada con nosotros, sólo nuestras vidas", dijo Mustaqiim, un granjero y padre de tres hijos que dejó su hogar en la región sureña de Lower Shabelle.

Según el comunicado, los niños son "especialmente vulnerables", ya que no cuentan con suficiente comida, agua potable y sistemas de saneamiento, por lo que esto podría llevar al desarrollo de enfermedades. El NRC cifra en 294.000 el número de niños somalíes que se encuentran en situación de malnutrición, de los cuales, 55.000 sufren malnutrición severa, lo que les pone en riesgo de morir.

Este informe se publica una semana después de que un choque entre etnias rivales de un mismo clan causara al menos 40 muertos y 80 heridos en la región de Sool, al norte de Somalia.

Las disputas entre clanes en Somalia comenzaron en 2004 tras la firma de un acuerdo de paz en la región de Sool, que es disputada por la autoproclamada independiente Somalilandia y la semiautónoma Puntlandia.

Esta disputa territorial es una más de las que tienen lugar en el país africano, donde el grupo yihadista Al Shabab, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.

La nación africana atraviesa también una crisis alimentaria y se calcula que más de la mitad de la población (6,7 millones de personas) se encuentran en riesgo de hambruna debido a la prolongada sequía e inseguridad, un hecho que ha llevado a nuevos desplazamientos.