miércoles 13.11.2019

Fran, el guardia civil de Discovery Max que metió 200 kilos de coca en Barajas

El agente, famoso por su aparición en el programa 'Control de Fronteras', está en la cárcel acusado de narcotráfico
Fran, el guardia civil de Discovery Max que metió 200 kilos de coca en Barajas

La Guardia Civil detuvo hace unos días a un agente del propio cuerpo que habría dejado pasar maletas con cocaína procedentes de Sudamérica por el aeropuerto de Barajas, donde trabajaba en la aduana, según adelantaba 'El Independiente'.

Según informa ahora 'El Mundo', el guardia civil detenido no es otro que el cabo Fran, que aparecía en el programa 'Control de Fronteras' de Discovery Max, 'luchando', precisamente, contra la entrada de mercancías ilegales en España.

De acuerdo con dicho medio, la DEA y la NCA (las agencias antidroga estadounidense y británica) fueron las que alertaron de que este agente podía ser el nexo en Madrid entre dos bandas de narcotráfico, utilizando para ello un fotograma del popular programa.

Por estos hechos se encuentra ahora en prisión preventiva, acusado tráfico de drogas, organización criminal, cohecho, revelación de secretos, omisión de perseguir delitos y blanqueo de capitales. Junto a él han sido detenidas otras 18 personas.

Según 'El Mundo', el agente aprovechaba su puesto como jefe de turno en el Servicio Fiscal del aeropuerto para dejar pasar maletas con cocaína, con lo que habría conseguido colar más de 200 kilos.

Los narcotraficantes, recoge 'El Independiente', facturaban las maletas con droga en el país de origen a nombre de pasajeros que no llegaban a subirse al avión. Una vez en Madrid, otra persona recogía la maleta con estupefacientes gracias a la cooperación del agente detenido, que procuraba estar de servicio en el momento del envío.

Alertados por la intervención de una maleta con 45 kilos de cocaína que ni siquiera habían sido camuflados, la Guardia Civil inició una investigación que un año después se ha saldado con las mencionadas detenciones y la incautación de 236 kilos de coca, armas de fuego y decenas de miles de euros en efectivo.

Elevado nivel de vida
Por esa labor, se cree que Fran obtuvo grandes beneficios económicos que le permitieron llevar un nivel de vida que, desde luego, no permiten los 1.700 euros mensuales de un guardia.
Ahí van algunos ejemplos: sólo compraba en la Milla de Oro madrileña, y por ejemplo, en Valentino y Channel decía al entrar: «Es que no sabemos entrar en otras tiendas». 
Rehabilitó un Chevrolet Camaro (30.000 euros de puesta a punto) y lo pintó de naranja. Con ese coche le gustaba ir a los eventos vip de los casinos madrileños de Torrelodones y la Castellana, donde sólo invitan a aquellos clientes muy especiales.
Le llamaban de tú en la zona cercana a Plaza de Castilla, donde se concentran todos los restaurantes en los que celebran sus cuchipandas el Real Madrid y los empresarios de postín. Tanto le gustaba la zona que con su consuegro llegó a montar uno de esos restaurantes, llamado La Churrasquita, en la calle Rosario Pino.
Le gustaba invitar con un «vamos a mi restaurante» a sus amistades, incluyendo las peligrosas. Se sospecha que pagó 80.000 euros a tocateja para entrar como inversor, aunque después lo puso a nombre de su pareja. Una pareja, por cierto, que paseaba con bolsos de Gucci de 5.000 euros y fue su perdición.
Un buen día, Fran la conoció a ella, colombiana, y dejó a su esposa. La nueva novia le presentó a sus amigos colombianos, entre los que había varios narcos que, al saber dónde estaba destinado Fran, no aguantaron la tentación de hacerle una oferta. Sabían lo suculento que era arriesgarse porque el 99,9% de los agentes son incorrompibles.
Sus apariciones en Control de fronteras eran míticas incluso en Colombia, donde los narcos veían que, efectivamente, un guardia de carne y hueso podía ser su cómplice en España. A partir de ahí, hasta que llegó el aviso de la DEA y se acabó su suerte, a Fran le pudo la avaricia. Tanto, que un día su novia le dijo: «Hay que saber parar», a lo que él contestó: «Por lo menos hay que tener tres millones para parar».

FRAN2 AM

Comentarios