Domingo 23.09.2018
Sucesos, Internacional

Encuentran a los 12 niños desaparecidos en cueva tailandesa

Los 12 niños y su entrenador de fútbol han sido localizados con vida; están más delgados, pero vivos.

Los 12 niños y su entrenador de fútbol han sido localizados con vida. El hallazgo ha sido de la mano de buzos británicos en una cueva tailandesa;podrían permanecer bajo tierra durante meses hasta que los rescatistas encuentren la forma de sacar al grupo del complejo sistema subterráneo. Los chicos, que tienen entre 11 y 16 años fueron descubiertos con su entrenador de 25 años el lunes por la noche, nueve días después de quedar atrapados en una cueva a oscuras y rodeada de crecientes inundaciones. Están más delgados, pero vivos. Los equipos de rescate se preparan pensando en la posibilidad de que permanezcan allí un tiempo, quizá meses. Ya se les han hecho llegar suministros médicos y alimenticios, los cuales incluyen geles con alto contenido calórico. "Nos prepararemos para enviar alimentos adicionales para que se mantengan durante al menos cuatro meses y entrenaremos a los 13 para bucear mientras continuamos drenando el agua", dijo el Capitán de la Marina Anand Surawan, según un comunicado de las Fuerzas Armadas de Tailandia. El equipo británico de cuatro buceadores se unió la semana pasada a los equipos de rescate del ejército mientras buscaban en la oscuridad total de la extensa red de cuevas de Tham Luang en el norte de Tailandia. El rescate milagroso provocó el alegría en todo el país, después de una operación agotadora acosada por fuertes aguaceros e inundaciones.

"Llamamos a esta misión imposible porque llovía todos los días, pero con nuestra determinación y equipo luchamos contra la naturaleza", explicaba el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn. "El médico aconsejó que proporcionásemos varios tipos de medicamentos para prevenir infecciones y otras enfermedades", y añadió que los médicos habían llegado a los jóvenes futbolistas.

La noticia fue inmediatamente recibida con vítores de jubilados exhaustos que trabajaron todo el día en condiciones traicioneras para localizar y recuperar a los niños.

Según los informes, los británicos descendieron por una chimenea, practicando rappel a casi 40 metros y enviando imágenes de la cámara del casco.