Miércoles 20.03.2019
Presunto caso de bullying

El estremecedor vídeo de Charlie confesando el acoso que sufre: "quiero morirme"

Una historia desgarradora de la que es protagonista este niño francés de solo 7 años que no puede soportar más las humillaciones y los golpes que recibe en clase

El pequeño Charlie, víctima de bullying
El pequeño Charlie, víctima de bullying

El pequeño Charlie tiene consternada a media Francia por su desgarradora confesión. "Hola, soy Charlie, tengo siete años, voy al colegio Notre Dame de Verdún. Desde hace algún tiempo, un niño que se llama Nathan me pega todo el rato y ahora pega a mi hermano pequeño. Estoy harto de ese niño. Quiero que deje de pegarme todos los días. Quiero encontrarme con Dios para siempre y que él deje de pegarme" sentencia entre lágrimas.

Son solo algunas de las impactantes declaraciones que hace a cámara por el supuesto bullying que viene sufriendo desde hace aproximadamente un año con tres niños como presuntos autores y que también se extiende a su hermano. El vídeo, donde se le puede ver abolutamente destrozado, lo colgó en las redes sociales Iyola, su hermana mayor; aunque al poco tiempo se arrepentió y lo borró. Pero se viralizó tanto -un millón y medio de visualizaciones en apenas tres días- que continúa circulando y conmocionando a los internáutas. Tanto es así, que muchos se han solidarizado de tal forma que le han enviado regalos en señal de apoyo, ya que en el vídeo aparecía también la dirección.

Los hechos se producen en un colegio católico situado al noreste del país galo, donde los padres de la víctima se han puesto en contacto con la administración para suplicar que tomen medidas y atajen el calvario que padece su hijo. La Policía por su parte ha abierto una investigación para esclarecer si efectivamente ese relato se ajusta con la realidad.

De momento, pese a una larga batalla legal, esos padres no han recibido la respuesta que esperaban. Por eso -dicen- no les quedaba otra alternativa que contar públicamente la historia. Es el último recurso después de "haberlo intentado todo". Fue un amigo de la familia el que les alentó para que grabaran las imágenes. Un contenido muy explícito donde aportan datos del presunto autor del bullying.

"Llegaba a casa con moratones y la ropa rasgada. No tenía apetito y a veces me decía que se había hecho pis para no ir a clase", explica la madre al diario francés L'Obs. Sin embargo, ni estas declaraciones ni el revuelo mediático que ha levantado el caso les ha traído soluciones inmediatas.

Un fiscal consultado por ese diario apunta a un posible sobreseimiento, es decir, a falta de pruebas que sustenten que lo que ha sufrido ese niño es acoso. "Hay una gran diferencia entre la sensación del niño y la realidad judicial", afirma. Por otro lado, la familia también está siendo la diana de muchas críticas por sobreexponer a su hijo. Incluso varios portales tachan a la madre de "psicológicamente inestable" e insinúan que todo puede tratarse de un plan para vengarse de la familia del maltratador, con la que tienen disputas del pasado.

Comentarios