sábado 16/1/21

Continúa la preocupación por el estado de salud de Donald Trump

Reaparece en un video de cuatro minutos para intentar transmitir tranquilidad

Donald Trump, ha reaparecido en un video de cuatro minutos para tranquilizar a sus ciudadanos. Se le veía más pálido y delgado, por lo que la preocupación, por parte de su equipo médico continúa.

Las palabras del presidente americano fueron “Vine aquí, no me sentía muy bien, me siento mucho mejor ahora. Estamos trabajando duro para ponerme del todo bien. Esto es algo que ha sucedido, a millones de personas en todo el mundo y yo estoy luchando por ellos, no sólo en EEUU sino en todo el mundo"

Los médicos le habían recomendado que no podía ni ir al Despacho Oval": "No puedo hacer eso. Esto es EEUU, es el país más poderoso del mundo. No puedo estar encerrado en una habitación, a salvo, y decir: que pase lo que tenga que pasar. No puedo", declaró.

El presidente parecía estar respirando y hablando sin esfuerzo durante el video publicado el sábado, pero no está claro, cuán severos han sido sus síntomas, más allá de los comentarios de, su jefe de gabinete, Meadows a Fox el sábado por la noche.

 

La Casa Blanca parecía seguir minimizando las preocupaciones sobre la gravedad del virus. El sábado por la mañana, cuando el médico del presidente, el comandante de la Marina. El Dr. Sean Conley, dio una rueda de prensa en Walter Reed, donde describió al presidente como optimista y sintiéndose bien, sin revelar ninguno de los detalles alarmantes, en relación con sus niveles de oxígeno el día anterior.

Conley se mostró evasivo sobre si el presidente había recibido oxígeno suplementario (CNN confirmó que sí). Conley también se negó a precisar, cuándo el presidente, había tenido su última prueba negativa o a detallar si se había realizado algún rastreo para determinar cómo contrajo el virus.

Existe una  larga historia de funcionarios de la Casa Blanca que encubrieron u ocultaron la condición médica del presidente en funciones, desde la cirugía secreta de Grover Cleveland para extirpar un tumor en la boca a bordo del yate de un amigo, hasta John F. Kennedy ocultando su enfermedad de Addison.

Los funcionarios de la Casa Blanca de Trump, han calibrado cuidadosamente sus declaraciones sobre la salud del presidente durante los últimos días, en lo que parece ser un esfuerzo por poner la mejor cara al diagnóstico en un momento,en el que el presidente está a 30 días del día de las elecciones y está por detrás en las encuestas. 

Comentarios