martes 20/10/20

Conflicto entre Armenia y Azerbaiyán: La comunidad internacional está en vilo

El conflicto armenio-azerbaiyano se originó a finales de la década de 1980 y finalizó con una tregua en 1994. El saldo que dejó fue de 25.000 muertos

CONFLICTO ENTRE ARMENIA Y AZERBAIYÁN

Armenia y Azerbaiyán han dado señales de reiniciar un inacabable conflicto bélico por la región de Nagorno Karabaj, en el Cáucaso Sur. Esta disputa se remonta a los tiempos de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y ha puesto en vilo a la comunidad internacional que ha invitado a dialogar a los países implicados.

El conflicto entres las dos ex repúblicas soviéticas se inició en febrero de 1988, cuando el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina nación de Armenia, tras lo cual estalló la guerra.

Rusia no dudó en enviar tropas para imponer una calma ligera. No obstante, otro actor que apareció en la historia fue Turquía que, ante la sospecha de que Armenia intentara anexionarse la franja de Najicheván, amenazó con ingresar al conflicto. De esta manera, Ankara se convirtió en el aliado de Azerbaiyán motivada por compartir la misma lengua y religión, además de su histórica enemistad con los armenios.

Los enfrentamientos cesaron seis años después, luego de que los diplomáticos de ambos países se reunieran en Moscú para firmar una tregua que interrumpiría las hostilidades. El saldo que dejó esta lucha fue de 25.000 muertos.

Al término del combate, las fuerzas armenias controlaron Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman “franja de seguridad”.

La disputa por el Nagorno Karabaj en 2020

El conflicto se reavivó en julio de este año, pero fue este 27 de setiembre que ha tomado su punto más crítico. Esto luego de que las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán y de Armenia intensificaran el choque bélico en la línea de contacto de la zona de conflicto de Nagorno Karabaj y después de que Bakú lanzara una contraofensiva, tras asegurar haber registrado ataques del ejército armenio contra sus posiciones y civiles.

De acuerdo con declaraciones recogidas por el diario La Vanguardia, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, habría responsabilizado al régimen de Ilham Alíev por "declarar una vez más la guerra”. “Estamos listos para esta guerra porque nos hemos dado cuenta de que el odio propagado contra los armenios en Azerbaiyán no podía llevar a otro resultado que el de la guerra”.

Desde Erevan, capital de Armenia, la portavoz del Ministerio de Defensa, Shushán Stepanián, dijo que el ejército rival habría planificado la acción militar.

Horas después, el presidente azerí, Ilham Alíyev, aseguró que el caso karabají es una cuestión histórica. “Estamos en nuestra tierra, no queremos la de los demás. Pero la nuestra no la entregaremos a nadie”, dijo Alíev en un mensaje a la nación que fue recogido por La Vanguardia.

En tanto, la autoproclamada república de Nagorno Karabaj informó, a través de su defensor del Pueblo y el portavoz del líder del territorio separatista, que se registraron “decenas de civiles heridos” y dos víctimas mortales entre la población civil, un niño y una mujer.

La escalada en Nagorno Karabaj llevó a Armenia a decretar la ley marcial y la movilización general en todo su territorio, una medida excepcional, que no había llegado a producirse durante otros periodos de aumento de la tensión entre ambos países, como la llamada “guerra de los cuatro días” de abril de 2016.

ONU y OTAN piden cese de las hostilidades

António Guterres, secretario general de la ONU, condenó los enfrentamientos en Nagorno Karabaj y anunció que buscará dialogar con los líderes de ambas repúblicas para pedir que las hostilidades se detengan inmediatamente. Como se sabe las negociaciones de paz están en punto muerto desde hace años.

“El secretario general está extremadamente preocupado por la vuelta a las hostilidades”, señaló en un comunicado su portavoz, Stéphane Dujarric, que dijo que Naciones Unidas “condena el uso de la fuerza y lamenta la pérdida de vidas y el impacto en la población civil”.

Asimismo, la OTAN también instó a las partes del conflicto a cesar “de inmediato” las hostilidades que han estallado este 27 de setiembre.

“Las partes deben cesar de inmediato las hostilidades que han causado ya víctimas civiles. No hay solución militar a este conflicto. Las partes deben reanudar las negociaciones para lograr una resolución pacífica”, ha explicado el organismo.

¿Qué dijo Rusia sobre este posible conflicto?

Desde Moscú, el Ministerio de Exteriores de Rusia ha señalado que “la situación en la zona de Nagorno Karabaj se ha deteriorado considerablemente”, por lo que pidió a Azerbaiyán y a Armenia a detener los combates en la línea de contacto de la zona de conflicto y a sentarse a la mesa de negociación para estabilizar la situación.

“Instamos a las partes al cese al fuego inmediato y a comenzar negociaciones a fin de estabilizar la situación”, indicó la diplomacia rusa en un comunicado difundido el 27 de setiembre.

Por otro lado, desde el Kremlin, el líder ruso Vladimir Putin ha intervenido en esta nueva pelea con una llamada vía telefónica con el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián.

 

Comentarios