domingo 25/10/20

"Chalecos rojos" viajan a Mozambique "ilusionados y con ganas de ser útiles"

Con "mucha ilusión, llorados de casa y con ganas de ser útiles", viajan hoy a Mozambique los 71 "chalecos rojos" que trabajarán en el hospital que la cooperación española despliega por primera vez en una emergencia para atender a los damnificados por el ciclón Idai

chalecos rojos

El equipo español "Start" tiene previsto partir a última hora de este viernes desde la Base Aérea de Torrejón de Ardoz rumbo a Beira, localidad a la que ya ha viajado otro avión con la carga para montar este hospital dotado de seis salas de urgencia, otra de partos, laboratorios, sala de rayos X, área pediátrica, preoperatorio, quirófano, box de esterilización y farmacia, entre otras.

El equipo está formado por más de 40 sanitarios del sistema nacional de salud de distintas comunidades autónomas y el resto personal de logística.

Una de sus integrantes es la pediatra Concha Bonet, que ha participado en distintas misiones internacionales, aunque esta es la segunda que realiza con la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aecid), tras participar en la del huracán Mitch.

Antes de subir al avión, Bonet ha manifestado que para este trabajo "uno se prepara soltando su ego, intentando centrarse en lo mejor para los demás y pensando que a las misiones se viene llorado" y ha vaticinado que principalmente asistirán a niños, ya que en sequías o riadas "la malnutrición de los menores se dispara, además de las enfermedades infecciosas como neumonías o diarreas aumentadas además ahora por problemas de cólera".

Los "chalecos rojos" llevan varios meses de formación, como revela Ramiro, un cirujano del hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), que viaja en su primera misión y que, ha reconocido, que no saber lo qué se va a encontrar es lo que le produce mayor zozobra.

"No puedes preparar nada previamente, hay que ir sobre la marcha", ha manifestado y prevé que no haya mucho trabajo quirúrgico, hará "lo que sea necesario" y espera traerse de vuelta "satisfacción personal y la sensación del trabajo bien hecho".

Una opinión que comparte la anestesióloga del hospital Reina Sofía de Córdoba, que ya ha trabajado en otras emergencias y que asegura que estas misiones son una lección que "todos los profesionales deberíamos hacer en algún momento".

Tras la formación recibida, los logistas son capaces de desplegar un hospital en 72 horas en cualquier lugar del mundo y ponerlo en funcionamiento para atender a 200 personas al día y mantener hospitalizados hasta 20 pacientes.

Es la intención que lleva a Mozambique Antonio Jiménez, bombero de la Comunidad de Madrid, que va a trabajar en el hospital como "fontanero, electricista, gestor de aguas o encargado de saneamientos", porque, ha recordado que los bomberos "están preparados para cualquier cosa".

Los componentes del "Start" proceden de las comunidades de Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Ceuta, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia, País Vasco y Valencia.

Todos ellos van a ser alimentados durante los 15 días que dure la primera rotación de este equipo por los cocineros de la asociación vasca Zaporeak, curtidos en los campos de refugiados de Grecia.

"Nuestra misión es que disfruten de una buena comida dentro de lo duro de este momento", ha dicho Peio García uno de los tres integrantes de la asociación, encargados de alimentar a los sanitarios, a los logistas, a los enfermos y a sus familias, lo que asciende a casi 150 personas al día.

Viajan con víveres para 14 días y con "mucho subidón" por el aplauso que han recibido de sanitarios y logistas cuando han subido al autobús que les ha trasladado a la base aérea y que les ha hecho darse cuenta del "compromiso tan grande" que tienen encima. 

Comentarios