Lunes 10.12.2018
Crear una zona desmilitarizada

Alemania, Francia, Turquía y Rusia buscan salidas a la guerra en Siria

En la cumbre participan el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan; el ruso, Vladímir Putin; el francés, Emmanuel Macron; y la canciller alemana, Angela Merkel, así como al enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura.

Atentado en la localidad de Shia, Siria. | Twitter
Atentado en la localidad de Shia, Siria. | Twitter

Los máximos dirigentes de Alemania, Francia, Turquía y Rusia, junto a la ONU, celebran hoy en Estambul una cumbre para buscar salidas políticas al conflicto en Siria y, concretamente, tratar de asegurar el frágil alto el fuego en la región de Idlib. En la cumbre participan el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan; el ruso, Vladímir Putin; el francés, Emmanuel Macron; y la canciller alemana, Angela Merkel, así como al enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura.

El Gobierno turco anunció ayer que en la agenda de la cumbre está el mantenimiento del alto el fuego en Idlib, pactado por Rusia, que apoya al régimen sirio, y Turquía, que respalda a parte de las fuerzas rebeldes. Ayer mismo siete civiles murieron por disparos de artillería de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, en Idlib, último bastión rebelde del país, informaron activistas y rebeldes.

El portavoz de la Alianza Nacional para la Liberación, integrada principalmente por facciones que actúan bajo el paraguas del Ejército Libre Sirio (ELS), Nayi Abu Huzaifa, confirmó que las fuerzas de Damasco están atacando la zona. "El régimen está atacando los alrededores del este de Idlib, en la ciudad de Al Rafa, dejando siete civiles muertos y entre 15 y 20 heridos", dijo Huzaifa a Efe por internet.

El opositor aseguró que las fuerzas leales a Bachar al Asad han lanzado un ataque con tanques, "rompiendo el acuerdo" negociado entre Rusia y Turquía para crear una zona desmilitarizada en Ildib.

El acuerdo, negociado el mes pasado, contemplaba la retirada del armamento pesado y de los grupos armados de la zona, con un plazo que vencía el pasado 15 de octubre. Algunos grupos de la oposición siria han cumplido con la retirada del armamento pesado, aunque las agrupaciones yihadistas se han negado a aceptar el pacto.

Otro de los puntos que se tratarán en la cumbre es como encauzar un proceso de transición política y la creación de un comité que redacte una nueva Constitución. Al respecto, de Mistura denunció ayer que el régimen de Al Asad ha rechazado que la ONU se encargue de la selección de parte de los miembros de ese comité.

Según lo pactado el pasado enero en la ciudad rusa de Sochi, un tercio de los participantes en el comité debía ser elegido por el régimen, otro tercio por la oposición, y la ONU sería la encargada de seleccionar al resto entre representantes de la sociedad civil. Desde el primer momento, sin embargo, Damasco cuestionó la autoridad de Naciones Unidas e insistió en que su papel violaba la soberanía nacional. Según De Mistura, los líderes que participan en la cumbre de hoy pueden tener una influencia "crucial" a la hora de lograr la puesta en marcha del comité constitucional.