lunes 14.10.2019

¿Cómo disfrutar de la alta cocina todos los meses del año?

Cada temporada tiene sus propios alimentos característicos que pueden partir del tipo de cosechas que se hagan, pero también de las tradiciones. Todos éstos tienen una vinculación con la alta cocina y aquí queremos pasar por algunos puntos de la misma
¿Cómo disfrutar de la alta cocina todos los meses del año?

Se le llama Alta Cocina al proceso y resultado final de preparación de alimentos que se hacen con productos de muy alta calidad y que se sirven de una forma determinada. Como es lógico, el sabor de estas preparaciones está muy bien cuidado y cada uno de los elementos incluidos cumple un papel bien fundamentado.

Las trufas negras

 

Comenzamos este repaso con uno de los hongos más consumidos a nivel mundial por las clases más pudientes de cada época: la trufa negra. La producción está dirigida a zonas cercanas al Mediterráneo y, por ende, España disfruta de algunos espacios como Teruel y Cuenca. Por ello vale la pena saber que comprar trufa en este país es algo muy fácil.

Hay que considerar que las condiciones ambientales para que la trufa negra crezca correctamente son muy distintas a las del resto de los productos naturales, pues prefieren las bajas temperaturas y el período de noviembre a marzo se concibe como su favorito. En los meses restantes también se puede comprar trufa negra pero en forma de conserva.

Debido a esto, el precio general de mercado para la trufa negra suele ser elevado, a diferencia de la trufa de verano que tiende a ser, al menos, un 25% más económica. La razón principal se orienta a que todas las propiedades que aman los especialistas de la cocina de la trufa se concentran mucho más en la negra que se da en invierno.

Y, para quienes no cuenten con información clara sobre el uso que se le da a la trufa negra en la cocina, vale la pena decir que es clave para preparaciones como: pasta con salsa de trufa negra y queso parmesano, patata rellena de trufa y jamón ibérico, ternera con trufa, crema de patata con huevo y trufa, o raviolis de yema trufada con pollo y su caldo.

Los asados

 

Aunque no forma parte directa de la Alta Cocina como tal, sí que se han logrado incluir como piezas protagonistas para la creación de platos impresionantes. Y es que un asado bien hecho no lo logra cualquiera, por lo que vale la pena mejor ponerse en manos de especialistas como los de La Carloteña.

Dentro de su metodología de trabajo incluyen profesionales en las distintas áreas: maestros compradores, deshuesadores, asadores y elaboradores, maestros vendedores y gestores. Cada uno de ellos aporta el nivel correcto de conocimientos para conseguir un resultado final delicioso.

Por ejemplo, los maestros compradores se aseguran de que cada producto que se adquiere para el consumo cumpla con las medidas apropiadas de calidad y estén frescos para darle ese toque especial a cada plato. Por su parte, los maestros asadores cumplen la labor de dejar la carne con el dorado perfecto utilizando para eso técnicas de cocción tradicionales y enfocadas al uso correcto de la temperatura y el tiempo que permanecerán las piezas en el horno.

En la actualidad, ya tienen disponibles los mejores asados navideños para asegurar que la mesa y compartir en familia se realice por todo lo alto. Además, el pedido se puede realizar de forma bastante sencilla a través del formulario de contacto que tienen disponible en su sitio web.

Comida saludable

 

Lo más importante en todo este asunto, más allá de que se trate de Alta Cocina o no, es que los productos utilizados sean de excelente calidad. Ésta será la única forma de asegurar que lo consumido sea saludable, y además, de brindar el beneficio de degustar preparaciones exquisitas, para que se sepa que éstas también están aportando algo positivo al organismo, sobre todo cuando se considera la cantidad de comida envasada, enlatada y similares que utilizamos a diario.

¿Cómo disfrutar de la alta cocina todos los meses del año?
Comentarios