sábado 14.12.2019
DERROTA EN EL DERBI

Zidane da la Liga por perdida y se niega a hacer la revolución que pide el Bernabéu

El francés sigue convencido de que con su estilo el equipo pude ganar la Champions, aunque empieza a ser consciente de que su continuidad de cara a la temporada siguiente no está garantizada

Zidane perdió la sonrisa. | Real Madrid
Zidane perdió la sonrisa. | Real Madrid

Un mes y medio después de la llegada de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid, el equipo no da ninguna muestra de mejoría. La derrota de este sábado en el derbi es la gota que colma el vaso de la paciencia de los madridistas, pero Zizou todavía no pierde la esperanza ni la fe en su equipo.

Sin embargo, parece que la situación requiere varias decisiones drásticas que por su perfil no parece muy dispuesto a tomar. “No me voy a volver loco con la derrota. Cuando gano, no se me sube a la cabeza”, señaló el técnico en rueda de prensa. No obstante, la situación exige que de una vez por todas se tomen decisiones y que dejen de jugar los mismos que con Benítez fracasaron con estrépito frente al Barcelona.

Zidane niega que al equipo le falte músculo y presencia en el centro del campo, cuando todo el mundo que ve a su equipo realiza ese mismo diagnóstico. Isco y James no tienen nivel para jugar de titulares en un equipo campeón en estos momentos y el técnico no ha sido capaz de que lo recuperen hasta el momento, pero tampoco se ha atrevido a dejarlos fuera muchos partidos.

Zidane no se esperaba la derrota

Ha llegado el momento de que las sonrisas se queden a un lado de vez en cuando porque el madridismo exige decisiones serias y lo demostró con su grito de “Florentino, dimisión”, que en el derbi fue más unánime que nunca. La afición sabe que la Liga está totalmente perdida y el entrenador también es plenamente consciente.

De hecho, nada más comenzar su intervención ante los medios dio por perdida la competición, aunque luego quiso matizar sus palabras. “No puedo estar contento con el partido que hicimos, pero ahora lo importante es el próximo partido. La Liga está acabada, pero la temporada no la vamos a tirar pase lo que pase. Nosotros debemos tener profesionalidad y pensar en el próximo partido, pero el Madrid nunca se va a rendir”, señaló en medio de su particular lucha con el idioma.

En cambio, Zidane todavía ve que esta plantilla tiene capacidad para sacar la situación adelante. ”El partido de hoy yo no me lo esperaba, pero tengo plena confianza con los jugadores.  La responsabilidad la tengo yo. Los jugadores juegan, pero el que tiene que tomar las decisiones soy yo”. Después, Zizou dejó entrever que tiene que creer en estos hombres porque son los que tiene en estos momentos, aunque también evidenció que no se siente totalmente blindado en su puesto. “El próximo año cambiará, también puede cambiar el entrenador”, declaró el francés.

No obstante, ZZ prefiere no pensar demasiado en este partido y poner la mente en el futuro. “Tenemos que preparar el partido del miércoles. Nuestro objetivo es pensar en el próximo partido. Hoy es muy duro porque en casa perder contra el Atlético de Madrid es difícil”. Además, no quiso justificar su derrota solo por una cuestión de preparación física. “Hay que meterla cuando tienes ocasiones. El  problema no es solo una cuestión de físico. Hemos trabajado durante tres semanas. El partido de hoy es más mental, no es solo el físico. Nos ha faltado un poco de todo. En un partido así había que hacer más. Correr más, meter la pierna más”, apuntó el galo.

Así las cosas, Zidane solo tuvo palabras bonitas para uno de sus pupilos del Castilla. “Borja está bien y ha tenido su oportunidad. Ha jugado bien. Estoy contento de su trabajo, ha jugado con personalidad. Finalmente, el técnico también confesó ante los medios las palabras que dijo a los suyos en el vestuario tras la derrota.  “Les he dicho que hay que seguir. No puedo estar contento y ellos tampoco lo estaban, pero no podemos bajar los brazos y ellos lo saben”, concluyó el entrenador.

Zidane da la Liga por perdida y se niega a hacer la revolución que pide el Bernabéu
Comentarios