jueves 17.10.2019
LOS FAMOSOS MALETINES

La sombra de las primas a terceros contamina el fin de la Liga

Tras una penúltima jornada que ha disparado las sospechas, Javier Tebas ha anunciado que aumentarán el control en el desenlace de la competición doméstica

La sombra de las primas. | Montaje: Ana Álvarez
La sombra de las primas. | Montaje: Ana Álvarez

La salvación de Granada y Deportivo y la derrota del Atlético de Madrid en la penúltima jornada han disparado las sospechas. La sombra de los maletines acecha de nuevo a la Liga española, con varios clubes que dependen de un resultado para refrendar su actuación en la temporada. Los focos estarán puestos en la pelea por la Liga y por la permanencia en Primera División. Javier Tebas ha advertido a los implicados que aumentarán los controles para detectar este tipo de prácticas, prohibidas por el reglamento. Las primas, tanto para forzar a un equipo a perder como a ganar, están castigadas con penas de entre seis meses y cuatro años de cárcel.

Cinco duelos en el punto de mira

Este fin de semana concluirá la Liga Española tras nueve meses de frenética acción. El final se presenta apasionante, con el campeón aún por decidir. El bajón del Barcelona en el último tramo de la temporada permitió al Real Madrid agarrarse a la esperanza. Tras la sorprendente derrota del Atlético frente al Levante, serán blancos y azulgranas los que pugnen por el objetivo más codiciado. En el descenso, tres equipos (Getafe, Sporting y Rayo) aspiran al decimoséptimo puesto que garantiza la salvación.

Cuando más urgen los resultados es cuando aparecen los famosos maletines, de los que se ha hablado en los últimos días. Con dinero, los equipos pretenden alcanzar a última hora el objetivo que se les ha escapado a lo largo de las treinta y siete jornadas previas. Primas por ganar, o primas por perder, el resultado es el mismo: alterar el marcador de un duelo para obtener un beneficio ajeno. Las sospechas ya se levantaron en la penúltima jornada, con resultados que sorprendieron a más de uno.

Sospechas por la penúltima jornada

El Levante, ya descendido, brindó una magnífica despedida a sus aficionados tras inclinar al Atlético de Madrid, al que apartaron de la pelea por la Liga. Aunque sin duda, el encuentro que más polémica desató fue el que enfrentó a dos conjuntos andaluces: Sevilla y Granada. Emery reservó a sus jugadores más importantes en vista a las dos finales que debe disputar su equipo (Copa del Rey y Europa League) y fue goleado por un conjunto que alcanzó la salvación.

Las declaraciones de Marcelino García Toral en rueda de prensa también han generado controversia. El técnico del Villareal, con pasado en Gijón, ha asegurado que le gustaría que se salvara el Sporting, que será el próximo rival del submarino amarillo. En el último duelo liguero, el conjunto de Marcelino, con la cuarta plaza asegurada, cosechó una derrota ante un Deportivo que también firmó la salvación. Otro duelo que propició el murmullo generalizado.

Penado de seis meses a cuatro años de cárcel

En la Asociación de Futbolistas Profesionales se planteó en 2014 que tan sólo fueran sancionadas las primas que supusieran una derrota. No obstante, la propuesta fue rechazada, y cualquier beneficio ajeno que altere un resultado es sancionado. En 2010 se reformó el Código Penal y un amaño del encuentro puede suponer una pena de entre seis meses y cuatro años de cárcel.

Evitar primas que alteren resultados

Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, ha asegurado que este fin de semana aumentarán el control que existe en cada jornada: “No vamos a permitir una conducta que va en contra de la integridad del fútbol y estaremos vigilantes en todos los partidos, no solo en Granada. En los últimos siempre estamos más atentos". Tebas ha mencionado que confía en que el Madrid cumpla la normativa, y es que la única opción para los blancos pasa por que el Granada, ya salvado, derrote al Barcelona.

Lo que la Federación quiere evitar es que sucedan casos como el del Zaragoza en la temporada 2011-2012 con Agapito Iglesias en la presidencia. En aquella temporada el conjunto maño recuperó doce puntos de desventaja en los últimos dos meses y medio, y fue el mejor equipo de la Liga si sólo tenemos en cuenta las últimas seis jornadas. Varios dirigentes arremetieron contra él, aunque el tiempo limó las asperezas. Con este recuerdo en la memoria, los mandatarios de la Liga quieren evitar que el dinero interfiera en los resultados.

Comentarios