viernes 25/6/21
Real Madrid 5-2 Osasuna

Portentosa exhibición del Madrid en el regreso de la BBC

Sólo seis minutos necesitó Cristiano para anotar un su regreso y contribuir al monólogo blanco. Danilo y Ramos incrementaron la brecha al borde del descanso. Pepe y Modric, que se despidió con una atronadora ovación, los otros goleadores. Riera y Unai maquillaron el marcador

maadrid
El Madrid festeja el quinto tanto. | Laliga

Se notaba en el ambiente. Cuando el speaker del Real Madrid coreó los nombres de Cristiano, Bale y Benzema, el Bernabéu estalló. Tras dos jornadas donde el peso lo habían llevado los menos habituales, regresaba la BBC. En el once, parte de ella, pues el francés partió desde el banquillo. Y los líderes respondieron de inmediato al cariño de su afición, para plasmar que se encuentran en un buen estado físico y para recordar el por qué de su supremacía sobre el césped.

Tras un inicio algo trabado, con numerosas perdidas en el centro del campo, Bale recibió un balón en la banda diestra. Arrancó sin oposición, y sirvió en bandeja el tanto a Ronaldo, que acompañó a la perfección la jugada y sólo tuvo que empujar el esférico. Sólo seis minutos necesitó el luso para anotar después de su larga lesión. El Osasuna trataba de responder con esporádicas jugadas, pero Pepe, imperial en defensa, desbarató cualquier plan de los rojillos.

El dominio del Madrid se hizo absoluto. Los blancos volvieron a hacer gala de su verticalidad, con una contra que por poco no acabó en gol. También anduvo cerca del tanto Bale, que probó suerte con un disparo desde la frontal que Nauzet desvió a corner. Fue desde la esquina cuando Ramos casi rememora tiempos pasados, aunque no tan lejanos, con un cabezazo que rozó el poste izquierdo. Alcanzada la media hora, el encuentro se había convertido en un monólogo de los blancos.

En el último cuarto de hora, en cambio, el Madrid se relajó, bajó la intensidad, y pudo llevarse un buen susto. Oier puso un buen centro y Unai García, con un gran cabezazo, estrelló el balón en larguero. Por primera vez se escucharon los pitos en el Bernabéu. Y el desencanto de la afición despertó a los jugadores, que reaccionaron de inmediato con un segundo gol. Cristiano metió un balón por alta a Morata, Nauzet lo despejó, y Danilo aprovechó el rechace para marcar con un potente tiro.

Sobre la bocina, en un saque de esquina botado por Modric, llegó el tercero. Ramos se aupó como lo había hecho minutos antes y esta vez sí su remate con la testa batió al guardameta. Un mazazo muy duro para Osasuna, que se marchó al descanso sin ninguna opción, cuando siete minutos antes podía haber igualado el duelo. La pegada, del Madrid, volvió a escena.

Tras los quince minutos de tregua, continúo el festival de goles del conjunto de Zidane. Pepe aprovechó un buen centro desde la derecha para cuajar un buen cabezazo. El disparo le salió centrado, pero Nauzet erró al despejar y el balón se introdujo en la portería. Poco después llegó el turno de Modric, que exhibió su gran remate desde larga distancia. El croata, que había cuajado una rotunda exhibición, se marchó sustituido ante la atronado ovación del Bernabéu.

En su lugar entró Benzema, que también reaparecía tras su lesión. Asensio y Lucas Vázquez, fueron los otros revulsivos del equipo visitante. Cristiano y Bale, como estaba pactado con el técnico, abandonaron el césped. El Madrid mantuvo la ofensiva, pero bajó la intensidad en defensa, lo que supuso la inmediata reacción del Osasuna al tanto de Modric. De las Cuevas puso un buen balón y Oriol Riera, que acababa de entrar al campo, batió a Casilla.

El Osasuna anduvo rozó el segundo. Es más, llegó a anotarlo, pero el colegiado ya había señalado anteriormente la pena máxima. Roberto Torres asumió la responsabilidad, pero Casilla detuvo el penalti. Con los jugadores agotados, fruto de un calor extenuante, el partido se convirtió en un ida y vuelta. Benzema estrelló un balón en larguero, y después los rojillos se desquitaron del error desde los once metros con un auténtico golazo. Fue Unai García, el que con una gran vaselina, sorprendió a Casilla para poner el 5-2.

En los últimos minutos apenas se vislumbraron un par de llegadas con Benzema como protagonista. Sin embargo, el francés demostró que aún no tiene fina la puntería, y acabó el partido con dos balones al poste. Un espontáneo, un chaval joven, saltó a saludar al galo con el encuentro casi finalizado, pero las fuerzas de seguridad reaccionaron rápido. Triunfo cómodo del Madrid, que se mantiene invicto en Liga. 

Comentarios