martes 9/3/21
América 0-2 Real Madrid

Un pobre Madrid gana con lo mínimo

El conjunto blanco decepcionó en su estreno, con un juego espeso en la medular y sin profundidad en los costados. Benzema, en el descuento del primer tiempo, y Cristiano, más allá del 90, sentenciaron al América

real madrid
El Madrid festeja el tanto de Benzema.

El Real Madrid disputará la final del Mundialito de Clubes 2016, tal y como anticipaban los pronósticos. Más difícil de predecir era el pobre juego que exhibió el conjunto blanco, sin dominio en la medular, sin profundidad en los costados, y con escasa intención de los protagonistas por recibir el balón. Benzema, en el descuento de la primera mitad, y Cristiano, más allá del 90, decidieron un duelo en el que el débil América tuvo opciones para haber forzado un desenlace distinto. En la final el conjunto de Zidane se medirá al Kashima.

Un Madrid pobre

La abrumadora diferencia de nivel no era motivo de confianza para Zinedine Zidane, que tras reservar a sus hombres punteros en el envite frente al Deportivo, dispuso sobre el césped a sus mejores pupilos para enfrentarse al América. El francés, en cambio, no consiguió que su sentimiento calara en los protagonistas, que desde el inicio exhibieron una pobre versión, muy alejada de lo esperado. Sin transición en la medular, con un Casemiro inactivo, y lo que es más grave, sin llegada.

Y eso que la oposición del conjunto mexicano no era alta, y dejaba al Madrid moverse con cierta comodidad en zona de tres cuartos. Pero el equipo blanco no carburaba, ni siquiera por banda, donde los centros de Marcelo y Carvajal no encontraban rumbo alguno. Tal era la pasividad de los merengues, que por momentos el América pareció superior. Suyo fue el primer saque de esquina, y también el primer disparo, obra de Iborra, ya alcanzado el minuto 20, que reflejaba el poco atractivo del duelo.

El Madrid tomó cierto poder a coletazos siempre gracias a Ronaldo. Más participativo que de costumbre, el portugués lo intentó en repetidas ocasiones, siempre sin fortuna. La más clara, un cabezazo que se estrelló en el palo tras un buen centro de Lucas desde la derecha. Benzema anotó transcurrida la primera media hora, pero en manifiesta posición ilegal. El único atisbo de buen fútbol llegó poco después, con una jugada que fabricaron entre Kroos, Vázquez y Ronaldo, y que desembocó en nada, después de que el centro de luso no encontrara rematador.

Benzema abre distancia

Al margen de las esporádicas llegadas, el Madrid daba síntomas de preocupación por su incapacidad para tomar el mando. Desencajado, ofrecía huecos a las espaldas, que propiciaron peligro para Keylor, que sacó como pudo un disparo de William Da Silva. La sensación, en cambio, era cuestión de tiempo para los blancos, que tomaba el área rival casi sin querer, por pura inercia. Y así fue. Como no, en el tiempo de descuento. Emergieron las figuras más decisivas en la elaboración, Modric y Kroos, para permitir que Benzema recibiera sólo. El francés, con el exterior de su pie derecho, trazó una diagonal a media altura para abrir el marcador.

El Madrid especula

Tras los quince minutos de tregua, la consigna del técnico francés era evidente: presionar arriba para zanjar el asunto cuanto antes. El América encontró dificultades para sacar el balón desde atrás. Ahogado, cedió ocasiones a Benzema y Cristiano. Eso sí, apenas duró quince minutos ese incremento de intensidad. En cuanto se desvaneció el empuje del Madrid, los mexicanos hallaron de nuevo respiro en su fútbol, siempre lastrado por la falta de ideas y calidad para transitar en zona de tres cuartos de campo.

Con Modric y Kroos sin apenas movimiento, el juego blanco se estancaba. Los laterales, con subidas más bien tímidas y sin efecto, restaban profundidad al equipo. Y al margen de Lucas, el desgaste de Benzema y Cristiano era escaso, pues aguardaban a recibir el balón al pie. Así, sólo encontraban resquicios cuando más se estiraba en ataque el América, que alentado por el resultado no bajó los brazos, sino que por momentos puso en jaque a la zaga madridista, siempre en jugadas a balón parado o con balones largos.

Cristiano cierra

El ritmo, pese a no ser alto, fatigó a los mexicanos. Guerrero, Quintero, Arroyo y entraron desde el banquillo. Zidane reaccionó con James y Morata, pero la intención del equipo no varió un ápice. La especulación y la falta de intensidad pudo salirle cara a los blancos, que fueron incapaces de sentenciar el duelo. Anduvo cerca Morata, pero también el América, cuya insistencia mereció premio. Ya en el último suspiro Cristiano anotó el segundo. Sólo en el área, el portugués cruzó bien el balón. En un principio el colegiado abogó por anularlo, en otra muestra de que el vídeo no hace otra cosa sino acrecentar la polémica.

El tanto subió finalmente al marcador, pero para nada disipa las malas sensaciones de un paupérrimo Madrid, que no obstante disputará la final el próximo domingo (11:30 horas) frente al Kashima, con el objetivo de proclamarse campeón del Mundo.  

Comentarios