sábado 14.12.2019
Atlético de Madrid

Los pesos pesados se rebelan ante las nuevas ideas de Simeone

Tanto Fernando Torres como Gabi Fernández no simpatizan con los nuevos métodos utilizados por el argentino, mientras que ‘el Cholo’ no piensa rectificar en las siguientes fechas

Fernando Torres y Diego Pablo Simeone tampoco se entienden.
Fernando Torres y Diego Pablo Simeone tampoco se entienden.

Simeone lleva cinco años al frente del Atlético de Madrid. En todo este tiempo, el técnico ha conseguido que el club adquiera una mentalidad ganadora que era inexistente en las últimas décadas. Sin embargo, en este comienzo de temporada ha cosechado los peores resultados desde que entrena al equipo rojiblanco y ha demostrado que el fútbol tiene muy poca memoria, tal y como dijo Cristiano Ronaldo el día de su renovación.

Por desgracia, en el deporte los aficionados cada vez se cansan antes de los símbolos y existe cierto desencanto en un sector importante del público en torno a la figura del entrenador, a pesar de que en el Calderón todavía corean su nombre con insistencia. De hecho, pocos dudan a la hora de señalarle como el auténtico culpable de la derrota del último derbi, aunque algunos se lo perdonan más que otros.

Sin embargo, lo verdaderamente importante dentro de este asunto es que muchos jugadores ya no confían en él como antes. De hecho, el capitán Gabi Fernández fue el primero en dejar claro públicamente que no comulgaba con la idea de juego que el técnico quiere implantar de cara a esta nueva temporada. "Koke está jugando por el centro, lo esta haciendo bien pero quizá a la hora de defender somos más frágiles. Hay que volver a ser un equipo contundente atrás y trabajar todos para lo mismo", explicó en una frase que era una crítica más al sistema que a su compañero.

Por eso, Simeone se reunió con él después de un entrenamiento para dejarle las cosas claras y Gabi no tuvo más remedio que acatar las órdenes, a pesar de que intentó replicarle tímidamente. No obstante, el choque contra el Madrid demostró que es un suicidio jugar a base de largas posesiones que despueblan el centro del campo contra equipos de una calidad superior y una velocidad temible.

En cambio, pese a que el partido se puso cuesta arriba desde el principio, ‘el Cholo’ no rectificó sobre la marcha, sino que recalcó su apuesta ofensiva al sustituir precisamente a Gabi por Correa en el minuto 62, con un visible enfado del capitán. Curiosamente, eso supuso la inmolación de su equipo, ya que en quince minutos el Madridmarcó otros dos goles para matar definitivamente el partido.

Así las cosas, en las encuestas que varios medios han promovido, la afición apuesta claramente por el regreso del doble pivote formado por Gabi-Tiago, ya que el portugués ha pasado de ser el mejor futbolista del equipo antes de su lesión, a convertirse en una opción irrelevante para Simeone sin motivo aparente, ya que ha tenido mucho tiempo para recuperar la forma física.

Prepara cambios todavía más ofensivos

Además, la apuesta de Torres por delante de Gamiero en el derbi tampoco resulta muy comprensible para la mayoría, aunque ni siquiera ‘el Niño’ defiende ya el sistema propuesto por el entrenador. "No puedes hacer un fútbol que no beneficie a tus jugadores. Desde que llegó Simeone ha cambiado el estilo del Atlético", aseguró el delantero de Fuenlabrada en una entrevista concedida a Jugones, mientras deja entrever que este equipo todavía no está hecho para jugar al toque.

Pese a todo, mantiene que la confianza en el entrenador todavía es total, aunque sus palabras se leen más como una manera elegante de decirle al ‘Cholo’ que no va por el buen camino. "Hay que recuperar el estilo. Nunca hemos dudado de Simeone. Estamos muy orgullosos de lo que se está haciendo", comentó ‘el Niño’.

Asimismo, el héroe de la Eurocopa de 2008 siente que el equipo tiene que manejar muchas variantes, pero cree que no ganaran al Barcelona y al Real Madrid con un fútbol basado en el espectáculo, ya que ellos tienen un presupuesto mucho más amplio y sus armas son otras. "Tenemos que estar preparados para los cambios de rol según los partidos, pero siempre teniendo en cuenta nuestra base. El bloque unido, junto. Sabemos lo que tenemos que hacer y cómo lo queremos hacer para conseguir lo objetivos".

En todo este caso, todos estos mensajes no van a hacer que el entrenador rectifique. El argentino es de ideas fijas y no cedió cuando la afición le pedía a gritos que jugase de una forma más ofensiva. Ahora tampoco se va a dejar presionar por nadie cuando de verdad cree que el equipo está preparado para dar un paso adelante. De hecho, prepara grandes cambios de cara al partido frente al PSV.

En el último entrenamiento probó con Nico Gaitán, José María Giménez, Sime Vrsaljko y Kevin Gameiro como titulares, por lo que otro hombre de su vieja guardia puede verse amenazado. Juanfran no pasa por su mejor momento y puede ser relegado a un papel secundario en los siguientes partidos, al igual que Saúl que tampoco ha empezado la temporada de la mejor manera posible. Puede haber cambios, pero Koke no se mueve del centro del campo, entre otras cosas porque el propio jugador sí está convencido de que tiene que jugar ahí.  

Comentarios