miércoles 4/8/21
No halla soluciones

La pésima gestión del Madrid destroza a su mayor promesa

Han transcurrido dos temporadas desde que el conjunto blanco contratara al jugador más codiciado de Europa. Desde entonces, no ha sabido gestionar su futuro y ha dejado al futbolista contra las cuerdas

Odegaard salió al campo cuando todo estaba perdido.
Odegaard antes de saltar al césped.

En enero se cumplirán dos años desde la llegada de Martin Ödegaard al Real Madrid. El jugador por el que se peleó toda Europa apenas ha mostrado un ápice de ese talento que se vislumbraba en sus comienzos. En el Real Madrid Castilla, rodeado de inexperiencia y ante equipos rocosos, no ha podido evolucionar su juego. Este invierno su salida al Rennes parecía evidente después de que acudiera a Francia a observar en directo un partido, pero ahora el técnico afirma que no quiere al jugador.

Pocos futbolistas han suscitado un interés comparable al que causó Odegaard en 2014. El joven noruego fue un hito de precocidad, cuando con sólo quince años se convirtió en el futbolista más joven en debutar en la Primera División de su país y meses más tarde con su selección. Los colosos europeos vislumbraron en su figura una técnica depurada y no tardaron en llamar a su puerta, después de observar sus excelentes registros (cinco tantos y seis asistencias en veinticinco partidos) en el Strømsgodset. 

Odegaard se permitió el lujo de ejercitarse con diferentes clubes que pugnaron por hacerse con él. Finalmente el noruego escogió al Madrid, que apostó fuerte. Tanto, que el contrato de 100.000 euros semanales fue duramente criticado y creó cierto revuelo porque era superior al de algunos futbolistas de la primera plantilla. El Madrid tenía en sus entresijos a una potencial estrella que ya en enero de 2015 debutó con el Castilla, pero desde entonces no ha sabido cuidar su evolución.

Si bien el futbolista no ha contribuido a ello con sus actuaciones (cinco goles y ocho asistencias en 62 partidos), el Madrid ha frenado y disipado el esplendoroso futuro del futbolista. Pretemporadas con el equipo, algunos minutos sueltos en partidos intrascendentes, y poco más. El resto del tiempo, la directiva ha abogado por retenerle en el filial. En la división de bronce el noruego nunca ha podido exhibir su talento, ante la jocosidad de los equipos rivales.

El Madrid no le cedió el pasado invierno, tampoco el último verano, y ahora de nuevo podría quedarse sin exponer a su jugador en un escenario de mayor magnitud. Todo estaba atado para que Odegaard pusiera rumbo al Rennes, después de que hiciera una escapada fugaz para presenciar un partido en directo. Sin embargo, el técnico del equipo francés ha disipado cualquier posibilidad al asegurar que ya no está interesado en hacerse con el futbolista, según apunta el diario galo Ouest-France.

Aún tiene dieciocho años y en el Madrid confían en que esos detalles que le convirtieron en el más deseado del mundo reluzcan tarde o temprano. En cambio, parece difícil que eso pueda ocurrir rodeado de inexperiencia en el Castilla. Cualquier opción de jugar en Primera División, ya sea en España o fuera, parece más adecuada, pero en el Madrid no trabajan para abrir esa vía. Mientras, el tiempo transcurre y el jugador se estanca.

Comentarios