miércoles 5/8/20
Terrible chapuza

El 'ojo de halcón' se inventa un gol en el fútbol italiano

Esta tecnología, que funciona desde hace muchos años en el tenis, falló de forma estrepitosa a la hora de conceder un gol en el Sampdoria-Genoa

El balón no rozó la línea ni de lejos.
El balón no rozó la línea ni de lejos.

El fútbol es el deporte rey porque con mucha diferencia es el que más legiones de seguidores mueve a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, para muchas cosas el balompié sigue anclado en el pasado, en gran parte porque a muchos le encanta que se llenen los espacios informativos con jugadas polémicas que no se darían con la ayuda de la tecnología.

En cambio, a veces no queda más remedio que modernizarse y, aunque no se quiere suprimir la figura de los colegiados para apostar definitivamente por el vídeo, los avances empiezan a llegar a cuentagotas al arbitraje. El ojo de halcón, que se utiliza en el tenis desde hace una década sin fallos reseñables. De hecho, para los seguidores de este deporte esta cámara es como la Biblia y no puede cuestionar bajo ningún concepto.

En cambio, en el fútbol solo se utiliza en la Premier o en la Bundesliga desde hace muy poco. La pasada Eurocopa también sirvió para ver el estreno de la herramienta en partidos internacionales, pero realmente no se dieron jugadas complicadas en las que se contrastara su valía.

Sin embargo, el pasado fin de semana la Serie A quedó en ridículo al intentar aplicar el ojo de halcón. El sistema está a prueba en la máxima categoría del fútbol italiano, pero tuvo un gran patinazo en el Sampdoria-Genoa. Todo ocurrió en el minuto 39, cuando Silvestre cabeceó el balón contra el larguero y la pelota votó sobre el césped claramente fuera.

No obstante, el dispositivo que lleva el colegiado para identificar los goles comenzó a vibrar y la confusión se apoderó por unos segundos del estadio. El arbitro, llamado Tagliavento, no podía creer lo que habían visto sus ojos y fue a contrastarlo con el cuarto árbitro, que le confirmó que su vista no fallaba y que algo raro pasaba con la tecnología.

Finalmente, se comprobó que había un error en la instalación del ojo de halcón, un sistema que para el fútbol cuenta con siete cámaras dispuestas en diferentes ángulos. Por suerte, el suceso no ha pasado en España, puesto que ya se hablaría de la fama de chapuceros que los españoles se atribuyen a sí mismos. Desde luego, la obra parece llevar la firma de Pepe Gotera y Otilio o Manolo y Beníto de ‘Manos a la obra’, aunque en este caso fue realizada por unos italianos que consiguieron que una “tecnología infalibre” errase por mucho. En el vídeo, se puede observar la jugada a partir del minuto 1:45.

Comentarios