martes 27/10/20
BAYERN DE MúNICH 2-1 ATLéTICO DE MADRID

Oblak y Griezmann llevan al Atlético al cielo

El equipo rojiblanco supo resistir durante 90 minutos ante un empuje impresionante de los hombres de Guardiola. Los colchoneros estuvieron encerrados en su área durante gran parte del partido, pero se salvaron gracias a las incontables paradas de su portero, que detuvo un penalti y una decena de llegadas claras, y a un gol en una contra culminada por su estrella

Los futbolistas del Atlético enloquecieron con el gol de Griezmann
Los futbolistas del Atlético enloquecieron con el gol de Griezmann. | Club Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid estará por tercera vez en su historia en la final de la máxima competición continental, tras un partido en el que sufrió de lo lindo para superar al Bayern por el valor doble de los goles en campo contrario. El partido de vuelta fue radicalmente diferente a la ida y los alemanes funcionaron como una auténtica máquina de ataque, pero Oblak fue un coloso que solo concedió dos goles.

Los colchoneros jugaron una discreta primera parte y mejoraron en la segunda hasta que Griezmann marcó el gol de la eliminatoria en una contra magistral. El árbitro se equivocó porque no vio el fuera de juego del que partía esa jugada y también señaló un penalti por una falta que se produzco fuera del área. Torres falló ese lanzamiento en los últimos minutos y puso todavía más drama a la situación.

En cambio, el partido estuvo claramente en las botas de Mülller en la primera parte, puesto que el delantero falló un penalti con el 1-0 en el marcador. El portero del Atlético se hizo gigante y a partir de ese momento su equipo se las apañó para que el tiempo pasara mucho más rápido.

Simeone apostó por su once tipo en las últimas fechas, con Godín y Giménez como pareja de centrales, una vez que los uruguayos ya estaban completamente recuperados de sus dolencias. Sin embargo, Guardiola sacó un 4-4-2 claro con Müller y Ribery en ataque, con lo que el potencial ofensivo de su equipo se multiplicó exponencialmente con respecto al partido de ida.

De hecho, los germanos encerraron al Atlético de Madrid en su área desde los primeros minutos y los hombres del Cholo dejaron unas sensaciones muy pobres durante toda la primera parte, puesto que eran incapaces de salir con el balón jugado. Los rojiblancos solo achicaban balones y no llegaban a interrumpir la rápida circulación del balón del Bayern, que jugaba a su antojo hasta llegar a los últimos metros.

Sin embargo, el muro del Atlético de Madrid en el área era impresionante y los centrales frenaban una y otra vez a Lewandowski y compañía. Vidal lo probó con un disparo desde la frontal que Oblak detuvo sin conceder rechace. Asimismo, Boateng encontró la espalda de la defensa con un pase largo, Múller asistió al '9' polaco a las mil maravillas, pero la definición del máximo goleador de la Bundesliga, desde una posición algo escorada, se topó con el guardameta atlético.

Además, Ribery también lo probó con un disparo desde la frontal y en esa ocasión Oblak no estuvo tan fino a la hora de blocar, pero llegó a tiempo para tapar el rechace a Lewandowski. El cántaro iba a la fuente constantemente a un ritmo vertiginoso y se rompió de tanto uso. Xabi Alonso marcó en una falta desde la frontal que golpeó en Giménez y confundió por completo a Oblak.

Müller no se lo podía creer

El Atlético quedó medio grogui con el tanto y en los minutos posteriores el Bayern aprovechó para empujar todavía más. Giménez cometió la gran torpeza de agarrar dentro del área de una forma demasiado evidente a Javi Martínez y el árbitro del encuentro no tuvo más remedio que pitar penalti al ver la acción. Müller lo tiró fuerte, aunque sin demasiada colocación. Oblak hizo un paradón al adivinar las intenciones al delantero teutón y tapó también el disparo posterior de Xabi Alonso.

Por suerte para los españoles, esa acción fue un pequeño jarro de agua fría para el Bayern y los ánimos se calmaron muchísimo en el Allianz hasta el descanso, aunque Simeone seguía con sus líos particulares en el banquillo. El Atlético no podía seguir así durante más tiempo y por eso al descanso el Cholo decidió cambiar el esquema de juego para meter a Carrasco y quitar a Augusto del terreno de juego.

Con esto, la suerte le sonrió al Atlético en los primeros minutos porque no sufrió de la misma manera tras la reanudación y además tuvo su primera ocasión del partido en una contra. Torres asistió bien al espacio donde corría Griezmann, que estaba en fuera de juego, y el francés no perdonó ante Neuer. Hizo una definición perfecta y dio un giro de 180 grados a la eliminatoria.

A partir de ese momento, el Atlético disfrutó de unos minutos muy cómodos en los que incluso pudo tener posesiones de balón largas. El Bayern acusó el golpe psicológico, pero se repuso para apretar en unos últimos minutos mágicos. Arturo Vidal conectó con Lewandowski y el delantero lo intentó con una volea que Oblak detuvo sin problemas. Xabi Alonso también lo intentó con un disparo desde la frontal, pero el coloso del Atlético volvió a atrapar el balón. En cambio, a falta de quince minutos para el final, Alaba metió un buen centro que Vidal metió en zona de peligro gracias a su ímpetu en el salto y Lewandowski solo tuvo que empujar el balón a la red con la cabeza. Algunos colchoneros reclamaron falta del chileno en el área, pero el gol subió al marcador. 

Finalmente, Javi Martínez cometió la torpeza de hacer una falta a Torres, cuando el de Fuenlabrada estaba muy escorado. Le hizo una falta muy clara fuera del área, pero el árbitro señaló penalti. Torres lo tiró sin demasiada convicción y Neuer se hizo grande para despejar el balón. Los minutos finales fueron un asedio constante, pero el Bayern solo volvió a crear peligro a la salida de un córner en el que Alaba conectó un disparo asombroso, pero la respuesta de Oblak fue todavía más alucinante. Hubo otra vez cinco minutos de añadido, pero esta vez el destino no fue tan cruel con el Atlético y se cebó con Guardiola. El técnico ha caído en las últimas tres semifinales de Champions contra equipos españoles.  

BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Javi Martínez, Boateng, Alaba; Alonso, Vidal; Douglas Costa (Coman, min.73), Ribery, Müller y Lewandowski.   

ATLÉTICO MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Gabi, Augusto (Carrasco, min.46), Koke (Savic, min.93), Saúl; Griezmann (Thomas, min.82) y Torres.

Goles

1 - 0, min.31, Xabi Alonso.   

1 - 1, min.54, Griezmann.   

2 - 1, min.74, Lewandowski.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Giménez (min.32) en el Atlético de Madrid y a Javi Martínez (min.83) en el Bayern.
 

Comentarios