domingo 23/1/22
Sevilla 1-2 Barcelona

El mejor Messi rescata al Barça del secuestro de Sampaoli

El equipo azulgrana firmó una primera parte para olvidar en la que sufrió de lo lindo ante la alta presión de los hispalenses, pero el '10' frotó la lámpara para empatar y todo cambió drásticamente

Messi apareció cuando su equipo más lo necesitaba
Messi apareció cuando su equipo más lo necesitaba.

El Barcelona se enganchó a la lucha por la Liga, gracias a una victoria frente al Sevilla (1-2) que le permite mantenerse a dos puntos del Real Madrid. Sin embargo, durante muchos minutos parecía que los pupilos de Luis Enrique iban a claudicar en tierras hispalenses, ya que fueron muy inferiores a sus rivales durante toda la primera parte.

Sampaoli apostó por una presión altísima con la que consiguió secuestrar al tiki-taka del Barcelona. Los centrocampistas sevillistas cogieron como rehenes a Busquets y a Rakitic, con lo que el equipo azulgrana se quedó sin ningún tipo de salida. El Barcelona se había encontrado muchas veces con este planteamiento en contra, pero antes la calidad de Iniesta y Xavi era capaz de desmontar cualquier tipo defensa adelantada, mientras que ahora el equipo ya no es el mejor en el centro del campo.

Con la MSN aislada, Messi tuvo que retrasar su posición para ejercer influencia y gracias a ello logró el empate en los últimos minutos del primer acto. Después, su equipo fue muy superior en la segunda mitad. En cualquier caso, el equipo también echó mucho de menos a Piqué e incluso a Dani Alves en la salida del balón, puesto que Mascherano y Sergi Roberto no ofrecieron esa calidad. Neymar estuvo errático y Luis Suárez solo acertó en una de las que tuvo, pero el '10' lo hizo absolutamente todo en otra noche mágica para él.

Luis Enrique decidió apostar por Denis Suárez en la posición de interior, a pesar de que el equipo había rendido muy bien con Rafinha en ese lugar del campo en los últimos partidos. Sin embargo, la apuesta del asturiano no le salió nada bien de inicio, puesto que el exsevillista perdió varios balones en los primeros minutos y eso permitió que los hispalenses se crecieran.

De hecho, el conjunto de Sampaoli sometió a los azulgranas gracias a una altísima presión ante la que el juego del vigente campeón de Liga quedó completamente estrangulado. Mascherano y Sergi Roberto tenían muchísimos problemas para sacar el balón, mientras que el centro del campo no existía, ya que ningún jugador se ofrecía lo más mínimo. Por el contrario, N'Zonzi, Franco Vázquez y Nasri disfrutaban de la pelota a sus anchas.

El Sevilla dejó al Barça con vida y lo pagó

A pesar de todo, Luis Suárez dispuso de la primera ocasión clara del partido, pero el uruguayo la cruzó demasiado ante la salida de Sergio Rico. En cambio, Vitolo no perdonó el regalo que le hizo Sergi Roberto en una jugada en la que falló al corte y dejó al extremo de la selección completamente solo. Ter Stegen aguantó hasta el último momento, pero el canario no se puso nervioso y la colocó a un lado con aparente facilidad.

Después, el Pizjuan se creció por completo y llevó en volandas a su equipo, mientras que el Barcelona agonizaba en la lona. No obstante, Vietto no supo aprovechar las dos claras ocasiones que tuvo en los minutos posteriores y el Barcelona empató sin merecerlo poco antes del descanso. La igualada llegó en una contra conducida por Neymar en la que Messi definió con un simple pase a la red, ante el que nada pudo hacer Sergio Rico.

Además, en el inicio de la segunda parte, el Sevilla se quedó sin gasolina y ya no llegó con la misma intensidad a la presión, con lo que el Barcelona no tuvo problemas para adueñarse por completo del partido. Messi tuvo varias ocasiones en las que exhibió su gran clase, pero no pudo definir con comodidad. Asimismo, Rakitic estrelló contra el cuerpo de Rico un disparo potente, mientras que Sampaoli se quedaba sin recursos para darle salida a los suyos.

El cántaro empezaba a ir con demasiada frecuencia a la fuente y se acabó de romper en otra jugada en la que Messi encontró espacio, aunque en esta ocasión 'la Pulga' decidió asistir a Luis Suárez, que definió con potencia y por debajo de las piernas del portero para hacer el segundo gol de su equipo. Después, el Sevilla intentó reaccionar con más corazón que cabeza, pero a esas alturas del juego el Barça ya estaba mucho mejor asentado en el terreno de juego.

De hecho, las mejores ocasiones en los minutos posteriores estuvieron en las botas de Luis Suárez. El uruguayo mandó al limbo una buena ocasión en la que recortó al portero, pero la cruzó demasiado al quedarse sin ángulo. También perdonó en un mano a mano en el que Messi le dejó con todo a favor, pero su finalización se encontró con una buena intervención de Rico.

Por su parte, el Sevilla solo tuvo una ocasión clarísima en una salida a destiempo de Ter Stegen tras el lanzamiento de un córner, pero N'Zonzi cabeceó por encima de la portería. Finalmente, Luis Suárez vio la quinta amarilla de su ciclo, por lo que cumplirá sanción en la próxima jornada en Málaga. Por último, Neymar pudo matar el choque en una contra, pero no supo finalizar y se fue hacia el sitio que Sergio Rico quería para perder el balón.

Comentarios