lunes 18/10/21
VILLAREAL 1-0 REAL MADRID

Un mal primer tiempo y la falta de acierto condenan al Madrid

El conjunto de Benítez no aprovechó el empate del Barcelona en Riazor y se encuentra a cinco puntos del liderato que comparten los azulgranas y el Atlético. Un gol de Soldado a los nueve minutos fue suficiente para un Villareal que cuajó una gran primera mitad

w_900x700_13203929villarreal-madrid05
Roberto Soldado festeja su gol. | La Liga

El escenario era complicado, pero la oportunidad inmejorable. El Real Madrid visitó El Madrigal con el objetivo de aprovechar el empate del Barcelona ante el Deportivo y situarse a dos puntos de ese liderato que ahora los blaugranas comparten con el Atlético de Madrid. Sin embargo, el empuje inicial de un intenso Villareal pilló dormido al conjunto de Benítez, que a los nueve minutos ya marchaba por debajo en el marcador tras el gol de Soldado. La falta de acierto en el segunda mitad condenó a un Madrid que entregó el primer periodo.

Desde el primer instante se pudo vislumbrar que el Villareal no iba a esconderse atrás. El conjunto de Marcelino presionó muy arriba y el Real Madrid, asfixiado, erró en la salida del balón. En el primer minuto el submarino amarillo ya había obtenido un saque desde la esquina. En el cuatro, Dos Santos, tras una gran jugada de Bakambu, daba el primer aviso serio al estrellar su disparo en el poste.

El equipo de Benítez se mantenía al margen, con un cabezazo de Bale y un centro de James como únicas acciones ofensivas. El conjunto local supo plasmar su abismal dominio en el marcador en el minuto nueve. Bruno Soriano arrebató el balón a Modric y conectó con Bakambu, que asistió a Roberto Soldado. El ariete batió a Keylor con un disparo entre las piernas para adelantar a los suyos.

El Madrid, tras encajar el tanto, tomó conciencia de la situación y trató de hacerse con la posesión. Y lo consiguió, pero en parte gracias a un Villareal que decidió echarse atrás y esperar a la contra. Los blancos comenzaron a llegar con asiduidad: un centro de Bale desde la derecha, un cabezazo de Ramos, una volea de Benzema... Pero todos los disparos fueron forzados y sin crear verdadero peligro sobre la portería defendida por Areola.

El Villareal, en cambio, pareció acertar con su estrategia. Cedió las riendas al Madrid y gozó de las mejores ocasiones. Pepe, con una gran entrada, evitó que Soldado volviera a plantarse sólo ante Navas. Bakambu, en dos ocasiones, a punto estuvo de ampliar la ventaja. Tras ganar una carrera de 30 metros a Pepe, su disparo con la derecha se fue cruzado. En el minuto 36, tras una gran jugada por la izquierda, remató por encima del larguero un balón que había quedado muerto en el área.

Tras la reanudación el Madrid ofreció una imagen bien distinta. A los cuarenta segundos Cristiano recibía en el área y, escorado, enviaba alto un remate con su pierna izquierda. Acto seguido, un pase de Bale permitía a Benzema disparar desde la frontal. Después, con un centro desde la izquierda del galés, de nuevo el francés pudo igualar la contienda. Pero su remate, en boca de gol, no fue bueno.

El Madrid mostraba un juego mucho más profundo, con Bale como gran protagonista. Danilo y Marcelo, se convirtieron en extremos en las acciones ofensivas y esto le dificultó al Villareal defender cada acción. El equipo de Benítez insistía como si el final del encuentro estuviese cerca. Y esa fórmula arrinconó al equipo de Marcelino, al que el esférico le duraba escasos segundos. Quince minutos de dominio absoluto por parte del conjunto de Benítez que, al contrario que el submarino, no supo reflejarlo en el luminoso.

El Villareal que tanto frecuentó el área de Keylor en la primera mitad, tan sólo se asomó en el segundo acto con un potente disparo de Soldado. El ritmo intenso se mantenía, pese a que ambos equipos habían tenido compromisos europeos entre semana, de mayor o menor exigencia. El asedio del Madrid se diluyó poco a poco, aunque su dominio era incuestionable y las ocasiones seguían llegando. Benzema pareció tener la pólvora apagada tras sus tres goles al Malmö. Cerca de cumplirse el minuto 75, un buen centro de Bale permitió a Benzema cabecear sólo, pero desubicado, volvió a fallar.

James, impotente ante la ausencia de gol, decidió buscar el empate por su cuenta. Se deshizo de dos defensas y remató con la diestra desde la frontal del área, pero no vio puerta. Kovacic e Isco, a los que Benítez dio entrada (después introdujo también a Jesé), no encontraron la fórmula. En los últimos minutos el Madrid recurrió a balones largos, que no sirvieron para igualar el encuentro. El Villareal, competitivo y bien situado en defensa, defendió con ahínco hasta escuchar el pitido final. 

VILLARREAL: Areola, Bailly (Rukavina, min.84), Víctor Ruiz, Musacchio, J. Costa, Bruno, Trigueros (Pina, min.92), Jonathan, Denis, Soldado (Nahuel, min.82) y Bakambú.

REAL MADRID: Keylor Navas, Danilo, Pepe, Ramos, Marcelo (Jesé, min.88), Modric (Isco, min.77), Casemiro (Kovacic, min.77), James, Bale, Benzema y Cristiano.

Gol:

1 - 0, min.8, Soldado.

Árbitro: Undiano Mallenco (C.Navarro). Amonestó a Marcelo (min.30) y a Sergio Ramos (min.65) por parte del Real Madrid y a Bailly (min.71) por parte del Villarreal.

Comentarios