lunes 23/5/22

El Real Madrid no se ha olvidado de Kiko Casilla. El actual portero del Espanyol y recientemente convocado por Vicente del Bosque, sigue siendo una opción de futuro, además los blancos aún conservan una opción de compra sobre el guardameta. Este verano estuvo cerca de llegar a Chamartín pero la llegada de Keylor y la continuidad del capitán, lo han impedido.

Casilla, como Iker, es un portero de la casa. Llegó a la capital procedente del Nastic en la categoría de cadete y estuvo convocado en varias ocasiones con el primer equipo blanco, entrenado por aquel entonces por Fabio Capello. Su contrato termina el próximo 30 de junio y por eso el Madrid lo tiene en la recámara ante un posible adiós de Iker la próxima campaña, según publica El Confidencial.

La polémica en torno a los tres palos del Madrid no termina. Tras la marcha de Diego López al Milán, todo hacía indicar que el tema de los porteros en Chamartín se había zanjado. No ha sido así. Casillas y Casilla vuelven a entrar en escena y los próximos meses serán claves para saber la resolución de este pequeño problema en el que Iker, sobre todo, tiene mucho que decir.

El derecho de tanteo del club blanco sobre Casilla le permitirá decidir sobre su futuro, que estará claramente influenciado por la decisión que tome el capitán. Con el Espanyol no habrá problemas, siempre fue un club amigo y los pericos no pondrán ningún tipo de traba a la salida del portero catalán.

El Madrid quiere asegurase el fichaje de Casilla
Comentarios