lunes 24/1/22
Barcelona 4-2 Liecester

El Leicester muestra las carencias defensivas del Barcelona

Messi fabricó tres de los cuatro goles de su equipo, anotados por Munir (2), Luis Suárez y Mújica. En la segunda parte Musa dio un susto importante con un doblete

messi
Messi disputa un balón.

El Barcelona continúa con paso firme en la pretemporada. Su última víctima ha sido el Leicester (3-1). El vigente campeón de la Premier plasmó sobre el césped una idea valiente, con las líneas muy adelantadas, y lo pagó caro. En cuanto Messi entró en escena, ahondó en los espacios y sirvió los tantos a Munir (2) y Luis Suárez, que parecían sentenciar el encuentro al descanso. En la segunda mitad Masu, con un doblete, evidenció las carencias de la zaga azulgrana, que cometió excesivos errores. Mújica sentenció el duelo en la recta final.

Sin acierto de cara a puerta

El alto prestigio de los equipos que conforman la International Champions Cup propicia choques donde prima una intensidad más similar a la de competiciones oficiales. Este duelo no fue una excepción, y al minuto dos ya había llegado la primera gran ocasión. Luis Suárez rescató un mal despeje de Zieler, pero erró incomprensiblemente. Instantes después respondía el Leicester, con una contra bien llevada que no supo finalizar Gray cuando se encontraba sólo frente a Masip. Sin alcanzarse aún el minuto diez, Munir desperdició otra buena oportunidad.

Messi carbura y el Barcelona golea

El ataque constante del Barcelona, que fue quien tomó el mando del encuentro, no atemorizó al vigente campeón de la Premier, que mantuvo clara su premisa: líneas adelantadas. Hasta tres fueras de juegos consecutivos se produjeron en apenas cinco minutos. Messi y Suárez, los implicados. Sin embargo, el riesgo era máximo. Más con el argentino vestido de centrocampista. Poco a poco el astro azulgrana carburó y comenzó a aparecer con frecuencia, para desgracia del Leicester.

Un pase en profundidad de Messi en el minuto 26 deshizo la igualada. Munir ganó bien la posición a la defensa, controló, y ajustó el balón al palo izquierdo para convertir el primero. Siete minutos después el uruguayo amplió distancias. Messi colgó un balón largo al área que captó con cierta dificultad el uruguayo. Trabado, de rebote, sea como fuere, se plantó frente a Zeiler y le superó con un disparo centrado, alto, pero imparable dada la escasa distancia que les separaba. 

A partir de ahí, no hubo discusión alguna en la posesión. El conjunto inglés dio un paso atrás y se centró en intentarlo a la contra. Y recibió de su propia medicina. En una de las escasas llegadas al área del Leicester, que casi siempre era con los mismos protagonistas, Vardy y Mahrez, el Barcelona le pilló. El tridente volvió a funcionar y en una magistral arrancada, Messi combinó con Suárez, y el ariete sirvió a Munir el segundo tanto con el que se alcanzó el descanso.

Musa pone tensión

Tras los quince minutos de tregua, Luis Enrique abogó por realizar dos cambios para mantener las pruebas de cara a la Supercopa de España. Mascherano y Busquets entraron en detrimento de Vidal y Marlon. La sorpresa, en cambio, llegó con el gol de Musa. El delantero nigeriano ganó en velocidad y potencia hasta batir a Masip con un certero disparo. La inercia del partido, sin embargo, no cambió un ápice. El Barcelona dominaba y el equipo de blanco trataba de sorprender sin fortuna.

Sin embargo, el Leicester demostró una de las cualidades que le llevó a conquistar la Premier: el trabajo. Masip combinó con Cámara, que cedió el esférico ante el empuje de Schlupp. El futbolista blanco tocó con Musa, que desde el área fusiló al portero azulgrana para situar el 3-2 y refrendar su gran actuación. Luis Enrique, desde la banda, miraba atónito a su zaga, que encuentro tras encuentro siembra dudas, siempre con errores de bulto de algunos de los canteranos.

El Leicester cogió peso, aunque el Barcelona se mantuvo como el dominador claro del partido, con sucesivas llegadas al área. Luis Suárez pudo aumentar su renta, pero abandonó el césped con un único tanto. Otros veteranos también se marcharon para dar paso a varios futbolistas de la canterana, a los que Luis Enrique brindó quince minutos para disfrutar y demostrar que pueden ser el relevo de los actuales estandartes del club. Uno de ellos fue Mújica, que anotó un tanto en la recta final que sentenció el duelo.

Comentarios