domingo 19.01.2020
INGLATERRA 1-1 RUSIA

Inglaterra alimenta su leyenda negra

El equipo de Hodgson entró muy enchufado al partido, pero se desinfló con el paso de los minutos y cedió el empate en el último suspiro. El partidazo de Rooney se quedó sin premio

El gol de Rusia dejó a los ingleses desolados.
El gol de Rusia dejó a los ingleses desolados.

Inglaterra vive en un eterno Deja vu, décadas y décadas de una historia que no para de repetirse. Su fútbol siempre parece renovado, pero a la hora de la verdad sus armas y sus resultados siempre son los mismos. Otra vez volvieron a salir a asfixiar al rival desde el primer minuto y otra vez perdieron la mayor parte de sus argumentos antes del ecuador de la primera parte porque el físico no gana partidos por sí solo en pleno siglo XXI.

Los ingleses tuvieron 20 minutos trepidantes al comienzo del encuentro, pero poco a poco Rusia impuso su ritmo en la segunda parte, aunque Dier logró adelantar a los suyos a pocos minutos del final. Inglaterra especuló y vio como la empataron en el tiempo de descuento, como si tuviese un imán para las desgracias.

Rusia no creó peligro alguna durante la mayor fase del partido y ni siquiera se resistió a perder con bravura en los últimos minutos, pero rascó un gran punto, pese a que los mejores futbolistas del encuentro fueron ingleses. Destacó Lallana, pero sobre todo un gran Rooney, que estuvo en todas partes. Los ‘Pross’ se la juegan en la próxima jornada frente a la Gales de Bale, en un partido que puede tener muchísimo morbo.

Roy Hodgson apostó de inicio por Kane como único delantero, mientras que Rooney jugó como medio centro puro para aportar calidad a un equipo al que no le faltó entrega desde el primer minuto. Inglaterra arrinconó a Rusia en los primeros minutos, pero los intentos de Alli, Lallana y Rooney no crearon demasiados problemas a Akinfeev, que en el peor de los casos alejó el peligro con despejes de puños.

Sin embargo, la velocidad y el empuje de los ‘Pross’ no obtuvo el premio esperado tras su arranque fulgurante y poco a poco Rusia pudo imponer su ritmo, aunque los de Slutski parecían conformarse con el empate y no fueron en busca de la puerta de Hart en toda la primera parte. El físico solo le aguantó a Inglaterra para apretar al máximo durante 20 minutos y el resto del primer acto estuvo marcado por el centrocampismo.

La segunda parte tuvo más alternativas

En cambio, tras el paso por los vestuarios Rusia se decidió a dar más pelea, aunque la primera ocasión de la segunda parte la tuvo Rooney con un lanzamiento de falta que salió muy cerca del larguero. No obstante, ‘el escuadrón del este’ puso rápidamente la réplica con un disparo de Smolov que se fue a centímetros del poste.

Inglaterra perdía gas a cada minuto y sus futbolistas se miraban en busca de explicaciones, pero en una llegada aislada Rooney estuvo muy cerca de adelantar a los suyos. El futbolista del ManU se encontró un balón suelto en la frontal y buscó el golpeó potente con el interior del pie, pero se encontró con una mano antológica de Akinfeev, que despejó el balón contra el palo. Lallana cogió el rechace, pero estaba en fuera de fuego.

Pese a todo, Inglaterra no dejó de competir y logró adelantarse en el marcador gracias a una falta lanzada justo desde la frontal. Dier tiró al palo del portero sin demasiada colocación, pero Akinfeev no estuvo bien en esta ocasión y se tiró sin prácticamente moverse del sitio.

Finalmente, Inglaterra durmió bien el partido durante muchos minutos, pero tuvo un despiste en los últimos minutos que alimenta la leyenda negra de esta selección en las grandes competiciones. Berezoutski llegó solo para rematar un balón colgado al área y lo puso en toda la escuadra. Por último, Hart dio el último susto cuando perdió un balón en el córner, pero los futbolistas rusos no consiguieron encontrar la portería.

1 - Inglaterra: Hart; Walker, Cahill, Smalling, Rose; Alli, Dier, Rooney (Wilshere, m.78); Lallana, Kane, Sterling (Milner, m.87).

1 - Rusia: Akinfeev; Smolnikov, Ignashevich, Vasili Berezutski, Schennikov; Neustädter (Glushakov, m.80), Golovin (Shirakov, m.78); Smolov (Mamaev, m.85), Shatov, Kokorin; Dzyuba.

Goles

1-0: m. 73: Dier.

1-1: m. 90+3: Berezutski.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó al inglés Cahill (m.62) y al ruso Schennikov (m.72),
 

Comentarios