viernes 25/9/20
VíCTOR VALDéS

Historia de un calvario

Se lesionó el pasado 26 de marzo de 2014. Desde entonces Valdés no ha vuelto a ser el que era. La mala suerte se ha cebado con el catalán que también ha tenido que lidiar con personajes como Luis Van Gaal o la negativa del Mónaco a contratarlo

Valdés, camino del vestuario.
Valdés, camino del vestuario.

El calvario de Víctor Valdés empezó el pasado 26 de marzo de 2014. El cancerbero se lesionó solo su rodilla derecha, cuando se disponía a atajar una bola. Las lágrimas justo en el momento el que el catalán abandonaba el campo en camilla hacían presagiar lo peor. Este sería el último partido de Valdés con la camiseta del FC Barcelona.

Se despidió de su campo entre aplausos, sí, pero tumbado en una camilla con una lesión que a la postre iba a ser mucho más grave de lo esperado y que no iba a olvidar en la vida: "La maldita jugada empezó con que el árbitro pita penalti. Creo que era Ayza Gámez, que venía de haber pitado un penalti fuera del área. Yo como capitán presioné, él lo consultó con el linier y pitó libre directo. Y en esa falta cambió mi vida, porque me lesioné. Si hubiese sido penalti seguramente no me hubiese lesionado. Cambiaría que ese día yo no hubiese sido el capitán, porque sin el brazalete seguramente no hubiera ido a pedir que lo sacara del área. Nunca lo olvidaré”, explicó hace alrededor de un mes a la cadena colombiana RCN.

"La despedida que tuve del Barcelona no fue la deseada por culpa del tratamiento"

Se operó en Alemania, aproximadamente un mes después, y desapareció del panorama futbolístico durante varios meses. Ya había anunciado que dejaba el Barça. Se fue del club de sus amores y no lo hizo tal y como esperaba: "Realmente la despedida que tuve del Barcelona no fue la deseada por culpa del tratamiento que tenía que seguir en Alemania y por culpa de mi carácter me aparté y me fui. La gente seguramente esperaba mucho más de alguien como yo. Seguramente me recrimino ciertas actitudes de este tipo de mi persona", explicó. Por delante varios meses para recuperarse y buscar nuevo destino.  

En pleno calvario apareció la opción del Mónaco. Víctor Valdés firmó con el equipo francés un contrato de cuatro años, tal y como explicó el representante del guardameta de L’Hospitalet, pero no pasó correctamente el reconocimiento médico: “Hemos negociado con Valdés, pero está lesionado, no puede unirse a nosotros”, expresó el director general del conjunto, Vadim Vasilyev. Comenzaba la temporada 2014/2015 y Valdés no encontraba equipo donde poder ejercitarse y poner la guinda de una vez por todas a su recuperación.

La Premier League lo llamó, una Liga que tira mucho. El equipo que se interesó en el cancerbero catalán fue un grande de Inglaterra, el Manchester United. Un conjunto en el que parecía que Valdés iba a volver a encontrar la tranquilidad y estabilidad que no había tenido en los anteriores meses. No hubo nada de eso y el cancerbero se encontró frente a un hueso duro de roer: Luis Van Gaal. No jugaba y tampoco entraba en los planes del equipo. Van Gaal le hizo la cruz debido a que no quiso jugar con el equipo reserva en la liga de desarrollo. Valdés le contestó con este tuit. La guerra estaba abierta.

 

El entrenador holandés lo puso este verano a la venta. Estuvo de cerca de firmar con el Besiktas pero los turcos se echaron para atrás en el último momento. Sonó para el Olympique de Marsella de Michel aunque la operación no terminó realizándose, así que Víctor Valdés decidió quedarse en Manchester y luchar por un puesto, ya que todavía le queda un año de contrato.

Aunque tenía medio pie fuera de los ‘red evils’ el Manchester ha inscrito este jueves al portero catalán en la Premier League, aunque en la Champions no. Aun así, Valdes, se muestra muy esperanzado: "Pase lo que pase. La única manera que conozco es trabajando duro cada día. Gracias por vuestro apoyo", escribió en las redes sociales. Por delante un año para ganarse el puesto y competir por la titularidad con De Gea para poder ganarse su último gran contrato y despedirse del fútbol tal y como merece u futbolista de su categoría.

Comentarios