sábado 24/10/20
BAYERN 3-2 BARCELONA

Guardiola muere de pie

El Barça le tapó la boca a Beckenbauer en la primera parte porque fue mucho más que Messi, pero el Bayern se llevó el encuentro gracias a su lucha ejemplar

Neymar, Luis Suárez y Messi volvieron a ser los aliados perfectos. | Reuters
Neymar, Luis Suárez y Messi volvieron a ser los aliados perfectos. | Reuters

El Barça firmó su pase a la final de Berlín en un partido en el que se dedicó a administrar la ventaja obtenida en la ida. Por su parte, el Bayern se fue con la cabeza tranquila de esta edición de la Champions tras firmar un gran partido en el que pudo meterse en la eliminatoria, si Ter Stegen no hubiera estado tan fino en la primera parte.

Los alemanes se van con la sensación de que la ventaja entre los dos equipos no fue tan grande como la que se vio en el resultado. De hecho, el Bayern ‘ganó’ la eliminatoria en el centro del campo a su rival, pero fue duramente castigado por el tridente atacante culé. La leyenda del Bayern, Franz Beckenbauer, dijo la pasada semana que el Barça sería un equipo vulgar sin Messi, pero los culés demostraron en la primera parte que no es así. Luis Suárez y Neymar también ayudan a que sea un conjunto top y sus porteros no son mancos.

El partido comenzó sin la incertidumbre táctica del choque de ida. El resultado en contra obligaba al Bayern a atacar de inicio y lo hizo con el 4-4-2 y con los mismos jugadores que naufragaron en Barcelona. Los bávaros salieron en tromba a intentarlo desde el principio, pero dejaron demasiados huecos atrás.

Rakitic estuvo muy cerca de aprovecharlos al encontrar un balón de Alves a la espalda de la defensa. Neuer respondió a la perfección y el Bayern siguió atacando sin complejos. Por eso, el gol de la esperanza llegó poco después en un saque de esquina. Benatia firmó un gran remate sin saltar, aunque libre de marca y desde muy lejos. Ter Stegen no pudo sacarla en la línea de gol.

Después, el Bayern se hizo con el control absoluto del partido. El centro del campo del Barça se mantenía atrás y no era capaz de disputarle el balón a Xavi Alonso y Tiago. En cambio, Guardiola volvió a tener razón al reconocer el peligro que tiene el equipo culé a la contra. Messi cogió un balón en tres cuartos de campo y metió un gran pase al hueco donde corría Luis Suárez. El uruguayo no se puso nervioso esta vez ante Neuer y le regaló el gol a Neymar que solo tuvo que empujarla.

El Bayern dio una lección de principios

De esta forma, el Bayern recibía un golpe definitivo, pero su ADN le impedía dejar de creer. Se fue a por el choque nuevamente, pero se encontró a un enorme Ter Stegen. El cancerbero alemán sacó un remate de Múller de la mismísima escuadra con una mano prodigiosa. Después, Lewandowski tuvo una gran ocasión al encontrarse un balón en el área que solo pudo rematar con la puntera, pero Ter Stegen desbarató la ocasión muy bien colocado.

El Bayern avisaba, pero el Barça era un asesino muy silencioso. En otra contra, Messi ganó un balón con la cabeza en el centro del campo y Luis Suárez encontró un gran espacio para correr detrás de la defensa. El ‘9’ volvió a buscar a Neymar y el brasileño definió esta vez a las mil maravillas al palo corto de Neuer.

Pero ni siquiera el gol calmó la sed de victoria del Bayern. La tónica del partido no cambió en absoluto y las ocasiones se fueron acumulando del lado de los locales. Ter Stegen sacó otro cabezazo a bocajarro de Schweinteiger y otra clarísima de Lewandowski. El polaco voleó hacia el lado contrario al que se iba a tirar el meta del Barça, pero el portero fue capaz de frenarlo con una mano, mientras se vencía para el lado contrario, antes de sacarla definitivamente sobre la línea de gol. Además, Benatia dio otro susto en un cabezazo, pero el partido se fue al descanso con una ventaja insalvable a favor de los azulgranas.

Tras el paso por los vestuarios, el Bayern salió sin el mismo ímpetu por la remontada en la eliminatoria, pero con la firme convicción de que podía ganar el partido. El ritmo bajó muchísimo, pero los de Guardiola encontraron el empate en una jugada mágica de Lewandowski. El delantero del Bayern se vistió de Zidane y le imitó en el famoso gol del francés frente al deportivo de la Coruña. Bailó a Mascherano y la puso pegada al poste. Nada pudo hacer Ter Stegen.

Además, poco después Müller encontró al Bayern en el borde del área y lo cruzó con violencia lejos del alcance del portero azulgrana. Ese gol hizo que los alemanes volvieran a creer en sus posibilidades y se lanzaran a por una remontada imposible a falta de solo un cuarto de hora de partido. Finalmente, el arreón del equipo de Múnich duró solo un instante y Messi pudo empatar el partido cuando la eliminatoria moría, pero Neymar no precisó demasiado el pase y el ‘10’ no estuvo rápido para llegar al pase de la muerte.

BAYERN DE MÚNICH: Neuer; Rafinha, Benatia, Boateng, Bernat; Xabi Alonso, Thiago, Schweinsteiger (Javi Martínez, min.87); Lahm (Rode, min.68), Lewandowski y Müller (Götze, min.87).

FC BARCELONA: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic (Mathieu, min.72), Iniesta (Xavi, min.75); Messi, Suárez (Pedro, descanso) y Neymar.

Goles

1-0. Min.7, Benatia.

1-1. Min.15, Neymar.

1-2. Min.29, Neymar.

2-2. Min.59, Lewandowski.

3-2. Min.74, Müller.

Árbitro: Mark Clattenburg (ING). Amonestó a Rafinha (min.40), Thiago (min.45+2), Lewandowski (min.76), Xabi Alonso (min.81), Rode (min.84) en el Bayern de Múnich y a Rakitic (min.64), Pedro (min.85) en el FC Barcelona.

Comentarios