viernes 28.02.2020
ATLéTICO 3-0 RAYO

Griezmann y Correa le dan el triunfo a un Atlético que sigue en plan campeón

El equipo colchonero dominó con solvencia a su vecino y se metió en los cuartos de final, a pesar de que la eliminatoria estuvo muy viva hasta el último cuarto de hora

El Atlético celebró los goles como una piña. | Atlético de Madrid
El Atlético celebró los goles como una piña. | Atlético de Madrid

El Atlético firma su pase a cuartos de final de la Copa del Rey, tras un partido muy serio en el que jugó con muchos suplentes. El Rayo Vallecano, que pasa por un momento crítico en Liga, no fue rival para el líder de la Liga y se despide de la competición, a pesar de que a falta de 20 minutos para el final del partido consiguió que los colchoneros se metieran en su área.

Correa abrió la lata con un chicharrazo desde fuera del área y Griezmann resolvió en una jugada a balón parado, cuando su equipo buscaba descaradamente la contra. El Atlético fue un muro impenetrable nuevamente y no sufrió en ningún momento a pesar de que Simeone retrasó las líneas para que el Rayo se abriera. El Cholo volvió a leer el partido mejor que nadie.

Por el contrario, la nota negativa la puso otra vez Jackson Martínez que falló varias ocasiones claras y dejó algunos gestos técnicos de escasa calidad. La grada se desesperó con él y le despidió con los pitos de unos y los aplausos compasivos de otros. Todavía le falta un ‘9’ de garantías, pero este equipo parece por momentos mejor que el de la 2013/2014, puesto que tiene un fondo de armario que ya querían otros grandes de Europa.

Simeone aprovechó el compromiso copero para dar descanso a muchos de sus titulares, pero no dejó que sus futbolistas se relajasen en ningún momento. De hecho, desde el primer minuto se jugó a lo que el Atleti quiso, con muy poco ritmo, y con el Rayo despojado de toda su frescura.

Por eso, los franjirrojos tuvieron muchísimos problemas para llegar a la portería de Moyá y en toda la primera parte solo se acercaron a la portería gracias a un disparo de Embarba desde la frontal que el portero despejó con algunos problemas. Con el paso de los minutos, el Atleti se asentó en el campo y el choque se convirtió en un monólogo, aunque las imprecisiones se multiplicaban y Jackson llevaba la desesperación a la grada con cada una de sus desafortunadas apariciones.

Correa pegó el primer latigazo

Las llegadas de Filipe y las jugadas a balón parado creaban algún peligro, pero no fue hasta la media hora de partido cuando un cabezazo de Thomas de espaldas a la portería puso a prueba a Yoel. El guardameta rayista respondió a la perfección en esa ocasión, pero no pudo hacer nada ante el trallazo que pocos minutos después le envió Correa.

El joven argentino recibió el balón de Carrasco en el perfil izquierdo del área y la cruzó, el balón pegó en el larguero antes de entrar en la  portería y se convirtió en un auténtico golazo. Entonces, el Rayo acusó el golpe y pudo recibir el segundo tanto antes del descanso, pero en esta jugada Correa estuvo demasiado generoso a la hora de buscar a Jackon, por lo Quini pudo llegar a interceptar el balón, cuando los dos colchoneros estaban en boca de gol.

Tras el paso por los vestuarios, el Atlético volvió a entrar mucho más enchufado, pero los centros de Carrasco y Thomas no encontraron rematador porque los defensas del Rayo los sacaron, cuando los delanteros ya se relamían. Después, Filipe Luis vio la amarilla por dejarse caer en el área y los vallecanos empezaban a subir sus líneas, puesto que llegaban los minutos decisivos sin que los líderes de la Liga hubieran cerrado por completo la eliminatoria.

Por eso, Simeone decidió meter a Griezmann en el campo en el ecuador del segundo acto, para que su equipo tuviera un arma más a la contra en los últimos minutos. El Rayo estaba cada vez más arriba porque los rojiblancos renunciaban al balón, pero solo era capaz de llegar al área rival a base de centros que no creaban demasiado peligro.

En cambio, el Atleti encontraba mucho espacio para correr y, en uno de sus contragolpes, Jackson encaró a Yoel en un mano a mano que el portero le ganó a pie quieto. Sin embargo, en el córner posterior Griezmann logró el gol de la tranquilidad en una jugada embarullada que resolvió en el primer palo.

Con el partido resuelto, Jackson volvió a tenerla en otro mano a mano, pero se precipito con el tiro y dio opciones para que Yoel se estirase y despejase el balón con sus manos.  Finalmente, el encuentro agonizó en los últimos minutos sin que pasara gran cosa, pero Griezmann firmó su segundo tanto en otra contra en la que sorteó con facilidad a Yoel. La tranquilidad del francés contrasta con los nervios de Jackson porque el gol tiene un nombre en el Calderón.

ATLÉTICO DE MADRID: Moyá; Jesús Gámez, Godín, Savic, Filipe Luis; Kranevitter (Gabi, min.73), Koke, Thomas; Correa (Griezmann, min.70), Carrasco y Jackson Martínez (Óliver Torres, min.83).

RAYO VALLECANO: Yoel; Quini, Llorente (Dorado, min.54), Zé Castro, Nacho; Baena, Trashorras, Joni Montiel (Manucho, min.59); Lass Bangoura (Bebe, min.66), Embarba y Javi Guerra.

Goles

1-0. Min.40, Correa.

2-0. Min.80, Griezmann.

3-0. Min.91, Griezmann.

Árbitro: González González (C.Castellano-Leonés). Amonestó a Ze Castro (min.36), en el Rayo, y Filipe Luis (min.61) en el Atlético.

Comentarios