jueves 6/5/21

Estrella Digital

POLéMICA

Los Gasol acusan a "unos amigos “ de estafarles 14 millones

Los dos hermanos y Jorge Garbajosa se fiaron de dos personas de su máxima confianza

Pau y Marc Gasol, junto a Jorge Garbajosa, en el Mundial de Japón. | GTRES
Pau y Marc Gasol, junto a Jorge Garbajosa, en el Mundial de Japón. | GTRES

Los representantes de los diferentes deportistas cada vez tienen más peso dentro de los clubes de los principales deportes. Los nombres más reconocidos son capaces de sacar millones de euros anuales gracias a las comisiones que se llevan en cada traspaso o del mismo sueldo del jugador. Su poder ha crecido hasta tal punto que muchos creen que manejan muchos equipos a su antojo.

"Si llego a fichar a Falcao, tendría que haber dejado la presidencia a Mendes", fue la frase que Paco González puso en boca de Florentino Pérez y que sirve para hacerse una idea del poder que puede tener este personaje. Hay representantes que son capaces de colocar a jugadores vulgares en equipos de elite, pero también los hay que buscan enriquecerse de cualquier manera.

Hasta ahora, las grandes polémicas habían surgido en torno a figuras familiares. El gran problema que tiene esta figura en España es que está poco regulada y que el intrusismo profesional es muy alto. Por eso, el padre de Neymar se llevó una cantidad elevadísima del traspaso de su hijo que terminó en os Juzgados y con la dimisión de Rosell.

Sin embargo, en algunas ocasiones, las cantidades que estos deportistas ganan son tan grandes que les llevan a invertir en otro tipo de negocios que también pueden terminar como el Rosario de la Aurora cuando familiares, representantes o amigos entran en juego. El caso de Iker Casillas con la sociedad en la que trabajaban sus padres o la intervención de Jorge Messi en la fundación de ‘la Pulga’ son claros ejemplos de ello.

En cualquier caso, estos problemas en España no son exclusivos del fútbol  ni de los familiares. Este domingo, El Mundo hace pública la querella que Pau Gasol, Marc Gasol y Jorge Garbajosa interpusieron contra Arturo Ortega, Enrique Rodríguez y los empresarios Raúl Esteban Herranz y José Manuel Castillo López. Ortega fue representante del pívot de Chicago Bulls desde su adolescencia hasta 2012 y también llevo los asuntos de los otros dos protagonistas hasta la misma fecha. Rodríguez se encargaba de llevar la imagen y de gestionar los anuncios publicitarios en los que participaban los dos hermanos. Su relación se rompió cuando los supuestamente estafados se dieron cuenta del ‘gato encerrado’ que ahora les ha llevado a demandar.

Les acusan de delitos de apropiación indebida en modalidad societaria y administración fraudulenta entre otras irregularidades

Los tres miembros de la etapa dorada del baloncesto español les acusan de "delitos de apropiación indebida en modalidad societaria, administración fraudulenta, imposición de acuerdos abusivos, impedimento del ejercicio de derechos sociales y cuantos otros pudieran derivarse de la instrucción".

El desencuentro tiene su origen en 2009, cuando Arturo Ortega y Enrique Rodríguez animaron a los deportistas a que invirtieran en una sociedad encabezada por otras dos personas  “de supuesta profesionalidad, seriedad y solvencia empresarial”. Por aquel entonces, Pau definía a Arturo y Enrique como "unos amigos".

En principio, la actividad de la empresa se centraba en el sector inmobiliario de Guadalajara, pero después se amplió el negocio a la energía eólica en Rumania. Los querellados necesitaban la imagen y la solvencia económica de los deportistas para pedir tres créditos por un valor total de 10 millones de euros, que sin su presencia en la operación nunca hubieran conseguido. Además, según sostiene la querella el montante supuestamente “distraído” asciende a más de 14 millones de euros.

Aquellos importes irían a parar directamente a incrementar el patrimonio de los hoy querellados

Los empresarios necesitaban ese dinero para desarrollar sus ambiciosos proyectos en Rumanía, pero lo que no sabían los Gasol ni el exmadridista Garbajosa era que lo único que buscaban era enriquecerse a su costa, tal y como señala el abogado de la acusación. “Lo que no conocían entonces mis representados y han comenzado a vislumbrar años después es que aquellos importes irían a parar directamente a incrementar el patrimonio de los hoy querellados a través de diferentes operaciones fraudulentas".

En cambio, Arturo Ortega quiso defenderse rápidamente. “No sólo no me he enriquecido sino que he aportado dinero a la sociedad y he sufrido perjuicio igual que ellos”, declaró un hombre que recuerda que tiene una trayectoria profesional impecable durante los últimos 25 años y que resulta difícil de creer que engañe a sus tres principales clientes con una sociedad en la que también está todo su patrimonio.

Por último, son muchos los deportistas que han terminado en la ruina por culpa de inversiones dudosas y por eso Pau Gasol siempre estuvo muy preocupado con lo que ocurría con su dinero, ya que consideraba que el futuro de su familia estaba en juego. “Las inversiones, mover el dinero adecuadamente, me ocupa bastante tiempo, pues podría haber pérdidas u operaciones en falso”, dijo Pau en 2009, antes de que su preocupación le hiciera terminar en los juzgados

Comentarios