miércoles 08.07.2020
Destituido

El fracaso de Jémez: de futurible seleccionador al paro

El Granada ha emitido un comunicado oficial en el que anuncia el cese del técnico, que deja al equipo en penúltima posición, con dos empates y cuatro derrotas

Paco Jémez.
Paco Jémez.

Sólo van seis jornadas de Liga, pero los técnicos ya han empezado a caer. El primero fue Paco Ayestarán, incapaz de sacar un punto en cuatro jornadas al mando del Valencia. Este miércoles le ha tocado a Paco Jémez, que ha firmado un balance de dos empates y cuatro derrotas en los seis primeros duelos. El Granada se ha atenido a esos resultados en un comunicado oficial emitido en su página web para oficializar la destitución.

Antes de la Eurocopa de Francia, cuando ya se conocía que Vicente del Bosque abandonaría los banquillos independientemente del resultado, fueron muchos los nombres que sonaron. Caparrós, Valverde, Lopetegui (quién finalmente asumió el cargo) y hasta Jémez. Unos avalados por su extenso currículum en el fútbol español, y otros, por su apuesta por el buen fútbol.

Sin embargo, ese estilo de Jémez tan definido, ha sido alabado y criticado a partes iguales. El técnico español siempre ha apostado por un fútbol de toque, por sacar el balón jugado desde atrás, y sobre todo, por presionar arriba y asumir muchos riesgos. Una propuesta que puso en práctica en el Rayo Vallecano, y que le llevó a recibir un sinfín de goleadas ante los equipos punteros como Real Madrid y Barcelona.

Es más, Jémez ha registrado datos históricos en cuanto a goles en contra se refiere. Es el entrenador con más de 100 partidos en Primera División, que más tantos ha recibido en los últimos cincuenta años. Algo que a él nunca le ha importado, ya que ha incidido en que era más importante mostrar una buena imagen, que encerrarse en busca de un 0-0. Esa filosofía le llevó a obtener buenos resultados con el Rayo, aunque el pasado año no pudiera mantener la categoría. El conjunto madrileño le ofreció un contrato, pero éste se decantó finalmente por el Granada.

En el Granada su etapa ha sido más corta. Había firmado un contrato por tres temporadas, pero variable año a año, por lo que no le suponía una gran cuantía a la directiva andaluza. Dos empates y cuatro derrotas que sitúan al equipo en la penúltima posición provocaron el enfado de una grada, que se ha trasladado a los despachos. De candidato a la selección a quedarse sin equipo.

Comentarios