domingo 23/1/22
A sus 40 años

El Deportivo empuja a Manuel Pablo a la retirada

El futbolista cuelga las botas tras 18 temporadas en el club gallego y a partir de ahora será el enlace entre la plantilla y la dirección deportiva

10 noviembre 2011 / 09 marzo 2012


Entrenamiento del Depor en Abegondo
Manuel Pablo no volverá a los entrenamientos.

Manuel Pablo cuelga las botas tras 18 años en el Deportivo de la Coruña. El futbolista canario quería continuar en activo y tenía dos temporadas más de contrato, pero el club le ha convencido para que de un paso a un lado, después de que el pasado mes de enero cumpliera 40 años.

El club explicó en un comunicado que a partir de ahora se encargará de "gestionar las relaciones entre la plantilla, el cuerpo técnico y la dirección deportiva". Sin embargo, Gaizka Garitano dejó claro después que el futbolista se tomó con resignación el nuevo encargo de la entidad blanquiazul.

“Ha sido complicado convencerle de que lo mejor era que desempeñase otro tipo de funciones en el club”, explicó el nuevo entrenador del Deportivo de la Coruña. El año pasado solo disputó tres partidos en Liga y dos en Copa la pasada temporada a las órdenes de Víctor Sánchez del Amo, pero se resistía a retirarse porque veía que en las pruebas físicas todavía era de los mejores.

No obstante, ya no tenía la explosividad de años anteriores. Su último partido lo disputó en la última jornada de la 2015/2016 frente al Real Madrid y fue capaz de defenderse contra hombres de la velocidad de Bale y Cristiano. El año pasado jugó su primer partido de central en su carrera también frente a los blancos por necesidades del equipo y tampoco se bajó del barco en ninguno de los descensos de los gallegos.

El de Arucas llegó a La Coruña procedente de Las Palmas como complemento en la operación de Turu Flores. Venía como un futbolista del montón y se hizo gigante hasta el punto de que llegó a ser internacional en 13 ocasiones. El Real Madrid le quiso fichar a pocos meses de su lesión más grave, pero Lendoiro se negó a dejarle salir cuando se lo pidió.

Giovanella le rompió la tibia y el peroné en una entrada desafortunada y no volvió a ser el mismo en el resto de su carrera. Sin embargo, Lendoiro le renovó por cuatro temporadas hace dos años, como recompensa al sacrificio que asumió cuando no forzó su salida al Real Madrid. El expresidente reconoció entonces que era el único jugador con el que no se había portado del todo bien e intentaba compensarle de alguna forma.  

Comentarios