miércoles 29.01.2020
Cambios en el centro del campo

¿Cuál será el once de Lopetegui en el Mundial de Rusia de 2018?

En su corta trayectoria como técnico, el vasco ya ha dejado patente su estilo. Mantendrá el toque en la selección, pero le dará el testigo a jóvenes como Isco o Thiago

Julen Lopetegui.
Julen Lopetegui.

Julen Lopetegui, que no tiene asegurado su puesto después de las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol, afrontará su primer amistoso el próximo 1 de septiembre frente a Bélgica. Una compleja prueba que medirá la puesta a punto de su nuevo conjunto. Poco después ‘La Roja’ tendrá que medirse a Liechtenstei e Italia, partidos vitales de cara al Mundial de 2018 que se disputa en Rusia. Ese será el momento idóneo para vislumbrar de forma definitiva si hay evolución, como dijo el nuevo seleccionador, o si apuesta por una renovación tras dos fracasos consecutivos de España.  

El gran objetivo de Lopetegui será llevar al equipo al próximo Mundial, y ahí lavar la imagen que ha ofrecido el equipo en los dos últimos grandes eventos. La experiencia del vasco en clubes es escasa. Tan sólo ha dirigido a Rayo Vallecano, Real Madrid Castilla y Oporto, y en ningún caso ha cumplido las expectativas. Sin embargo, su pasado en la Federación es lo que ha propiciado su nombramiento. Lopetegui ha dirigido a las categorías inferiores de la selección, con las que ha conquistado dos europeos (Sub 19 y Sub 21). Estos triunfos y su grata relación con Villar es lo que le ha llevado a tomar el cargo que tantos ansiaban.

En su corta trayectoria como técnico, Lopetegui ha dejado intuir cuál es su estilo, y sobre todo que jugadores son los que le conquistan. Le gustan los jóvenes, se pudo observar en el Oporto, donde formó un equipo de precoces talentos. Eso, aunado a su pasado como seleccionador, hace pensar que hará una apuesta clara por los futbolistas que emergieron hace unos años bajo sus órdenes.

De Gea se mantendrá en la portería. Carvajal, que no pudo estar en Francia por una lesión, relegaría a Juanfran al banquillo. La pareja de centrales se mantendría intacta en dos años, con Ramos y Piqué. En el lateral zurdo, si Gayá no da un paso al frente, Jordi Alba tendría vía libre. En el centro del campo es donde llegarían los primeros cambios. Podría haber hasta cuatro titulares inéditos respecto a lo vislumbrado en la última Eurocopa. Saúl e Isco, descartados por Del Bosque, tendrían un peso importante. Koke y Thiago también se ganarían un hueco. Morata sería la referencia en ataque, y el puesto restante podría ser para Busquets.

Si así fuese, Lopetegui dejaría claro su estilo. Una apuesta por la juventud y, sobre todo, por el toque. De ahí a que dijese eso de ‘evolución’. El vasco confía en ese juego que ha llevado a España a lo más alto, pero quiere que lo ejerzan ‘jugones’ como Isco o Thiago, pese a que carecen de cierta experiencia a nivel nacional. Aún restan dos años para afrontar la cita de Rusia, y Lopetegui ni siquiera sabe si seguirá al frente. Pero ya tiene en mente quién será pieza clave en su esquema. 

Comentarios