REAL MADRID 1-3 JUVENTUS

Cristiano hace invencible al Madrid

Un penalti a Lucas Vázquez permitió a Cristiano apagar la esperanza de una Juventus que rozó la hazaña con dos tantos de Mandzukic y otro de Matuidi. Nadie es capaz de apartar al Madrid de la Champions

Cristiano Ronaldo celebra el gol.
Cristiano Ronaldo celebra el gol.
Cristiano hace invencible al Madrid

La hazaña de la Roma frente al Barcelona sirvió de aviso al Real Madrid para no relajarse, a pesar de la ventaja cosechada en Turín (0-3). Pero a la vez, fue un estímulo para la Juventus, que saltó al césped con mucha fe. Y ganas, claro. Esto se plasmó un minuto después de que el colegiado señalara el arranque del partido. Un centro desde la derecha, el costado más explotado por los italianos en los primeros compases gracias a Douglas Costa, derivó en un cabezazo de Mandzukic, que sólo en el segundo plano abrió la lata.

Era momento de calmar el partido, de poner la pausa. Pero en lugar de ello, los pupilos de Zidane se centraron en buscar la solución a sus problemas: el gol. Y pronto iba a disponer de las primeras ocasiones, por medio de un taconazo de Bale. Sin embargo, esa ansia por atacar en medio del caos derivó en un peligro en la zona trasera, donde la ausencia de Ramos se notó en exceso. Si el Madrid generaba peligro, la Juventus lo hacía por igual, rozando por momentos el segundo tanto que hubiera sembrado los nervios en las 80.000 personas que abarrotaron el Bernabéu.

Con el transcurso del tiempo cambió la dinámica. El Madrid tomó el balón y apaciguó algo el ánimo de la Juventus. Pero todo parecía encajar en el plan de Allegri, cuyo equipo supo manejar el tiempo. Hizo todo cuando debía hacerlo, y fue efectivo. Cuando nada parecía estar dispuesto a cambiar, otro centro desde la derecha y de nuevo la testa del delantero croata, pusieron un 0-2 que sí hizo temblar a los blancos. Mucha tensión pero pocas ocasiones hasta que llegó el descanso.

La tregua no sirvió para rebajar los nervios. Por más que Cristiano alzaba los brazos para levantar a la afición, las internadas aisladas del conjunto italiano traían consigo mucho peligro. Zidane dio entrada a Asensio y Lucas Vázquez, en detrimento de Casemiro y Bale. Cedió poder en el medio campo, pero ganó fortaleza en las bandas, apoyo a los laterales y sobre todo, balones al área, que siempre buscaban a Ronaldo. Varane, con un balón al larguero, rozó el gol del alivio, pero quedaba mucho tiempo para eso.

Antes al Madrid le toco sufrir, y mucho, tras ver como a Navas se le escapaba un balón de las manos. Sí, en un error impropio de un futbolista de su talla, y en el momento más inoportuno. Atento anduvo Matuidi, que se adelantó a Varane y colocó el 0-3. Ahí arrancó el mayor drama del Madrid, al que un gol más del  Juventus le deja prácticamente fuera de la Champions. Sin embargo, ese fue el tanto de la duda para el equipo italiano, que empezó a vislumbrar la clasificación, y tuvo miedo. 

Se echó atrás, se encerró bien, y concedió el balón al Madrid. A partir de ahí el equipo merengue se limitó a merodear el área rival, a la espera de un suceso que evitara la prórroga. Y éste llegó en el último momento, en el minuto 92. Cristiano, de cabeza, sirvió el balón a Lucas, que en boca de gol fue desequilibrado por Benatia. Buffon fue expulsado por protestar y Cristiano no erró desde los once metros. Un tanto que deja al Madrid a tres partidos de encadenar su tercera Champions.